VIENTOS DE OTOŅO POR JEM WONG
FANNY JEM WONG  
  Home
  HOME DE FANNY JEM WONG
  POETAS CONSAGRADOS
  Libro de visitantes
  Contacto
  ALBÚM
  NOTICIAS - EVENTOS - CONGRESOS -EDUCACIÓN -UNIVERSIDADES- ARTE- ENTREVISTAS-INVITACIONES
  CARTAS DE AMOR
  ENSAYOS , ARTÍCULOS , TEXTOS LIBRES
  "ESTACIONES" RECOPILACIÓN DE POESÍA ORIENTAL
  POESÍA SENSUAL , APASIONADA , EROTICA , SUGESTIVA
  POESÍA DE DOLOR, ANGUSTIA , AUSENCIA , DESOLACIÓN Y TRISTEZA
  POESÍAS DE WALTER FAILA
  LAS COSAS QUE DISFRUTO
  RECONOCIMIENTOS OTORGADOS A MIS POEMAS
  PARA MIS AMIGOS POETAS
  DUETOS Y MIX DE POESÍAS
  POEMAS DE AMISTAD Y DEDICATORIAS
  POESÍA MALDITA , BILIS NEGRA , DELIRIO , RABIA , IRA , MUERTE , DESOLACIÓN , LOCURA
  POESÍA PROTESTA , URBANA , SOCIAL
  POESÍA DE DESAMOR , DESILUSIÓN , SILENCIOS Y ESPERAS
  SENTIMIENTOS : ALEGRÍA , ESPERANZA, FUERZA OTROS
  POESÍA A LA FAMILIA
  POEMAS DE AMOR
  DEDICADOS Y HOMENAJES
  POEMAS EXISTENCIALES - POEMAS REFLEXIVOS - LOCURAS POÉTICAS
  REGALOS Y SALUDOS DE MIS AMIGOS POETAS
  SUEÑOS , PESADILLAS ,CUENTO Y RELATOS
  RETAZOS DEL ALMA : DIARIO
  *HAIKUS
  MI AMIGA LIDIA ESCRIBIÓ : MENINA
  RECOPILACIÓN DE POESÍA ORIENTAL
  MIS ENLACES
  FANNY JEM WONG DICE: HOLA DESDE LA PROVINCIA CONSTITUCIONAL DEL CALLAO -LIMA PERÚ
  "Báthory"Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón
  => 2-Báthory. Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón :INTRODUCCIÓN :"Una niña cautiva"
  => 1-Báthory. Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón PRÓLOGO "Arriesgar la vida"
  => Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón Capítulo I - La melancolía en la Edad Media y en el Renacimiento
  => Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón (CAP 2)
  => Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón .Capítulo III - La condesa siniestra
  => Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón . Capítulo VI - Sangre: Lago de todas las fuerzas
  => Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón .Capítulo V - De vampiras y vampiresas
  => Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón. Capítulo VI - Un universo femenino
  => Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón .Capítulo VII - El encierro
  => Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón .Capítulo VIII - La condesa escrita
  DIRECCIONES DE MIS POEMAS EN FLASCH Y EN PPT CON MÚSICA
  FANNY JEM WONG MI CANAL DE YOUTUBE
  MIS VIDEOS
  WORLDTV.COM JEMWONG
  RECUERDOS DE MIS COMPAÑEROS DE TRABAJO Y ALUMNOS
  MIGUEL DE UNAMUNO MORIR SOÑANDO
  TEMAS DE PSICOLOGÍA Y EDUCACIÓN
  HAIKU 俳句 (de Masumi Kato)
  COSAS LINDAS PARA COMPARTIR
  “AN GAN EL GUARDIÁN DEL TEMPLO” I - POR FANNY JEM WONG
  Lista top
  - FANNY JEM WONG VERSOS, FRASES, CITAS ILUSTRADOS-
  ---CITAS ,FRASES , PENSAMIENTOS Y POEMAS ILUSTRADOS---
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS***
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS*****
  La Municipalidad de Lima rinde Homenaje Víctor Merino, músico, compositor y pianista peruano.
  FRASES , PENSAMIENTOS , FOTOGRAFÍAS Y VERSOS CORTOS
  PINTURA , ESCULTURA , DIBUJOS , ILUSTRACIONES
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS, POEMAS Y OTRAS CURIOSIDADES ILUSTRADAS *****
  ***FRASES , PENSAMIENTOS , VERSOS , CITAS CELEBRES ILUSTRADOS***
  *CITAS, FRASES, PENSAMIENTOS, RETAZOS DEL ALMA Y POEMAS ILUSTRADOS POR FANNY JEM WONG
  POESÍA ÁRABE TRADUCCIONES DE YASSIN KAOUD**
  SOBRE COACHING
  MARCO GERARDO MARTOS CARRERA POETA PERUANO
  CARTA LÍRICA A OTRA MUJER Alfonsina Storni
  LA CARTA FUE ESCRITA PARA SU HIJA LIESERL
Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón (CAP 2)

Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón (CAP 2)

 
 

Báthory.
Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta

Isabel Monzón

Feminaria Editora. Buenos Aires. 1994.

ISBN 987-99025-7-2


http://www.lacasadeasterion.net/


http://blog.iespana.es/jemwong


http://es.geocities.com/jemwongm/mipagina.html 


http://www.perublogs.com/profile.php?userID=7017


http://www.lacoctelera.com/jemwong/blog


http://www.lacasadeasterion.net/


http://www.blog-v.com/jemwong/


http://madeiroagradece.blogspot.com/2006/07/fanny-jem-wong.html

En este punto, cabría preguntarse si ella no tendría el signo del espejo característico de laesquizofrenia: frente a la vivencia de despersonalización, que provoca una angustia indecible, el psicótico recurre, una y otra vez, a buscarse en el espejo. Cuando Valentine Penrose dice que la Condesa no podía integrar las múltiples facetas de su ser, está refiriéndose‚ tal vez, a ese mosaico desgarrado y roto de su personalidad. También Pizarnik trata de explicar el mal padecido por Erzsébet cuando dice que el alma melancólica es una "silenciosa galería de ecos y de espejos". Al mismo tiempo, esta imagen podría simbolizar ese espejo empañado en el que nuestra Dama de Csejthe se contemplaba: todo aquello que se le había mandado ser y que le impedía descubrir su propia verdad. Dice Diana Bellessi, refiriéndose al drama de la mujer, que "lo que el espejo le devuelve es el discurso de una madre que, cuando niña, le decía: Que seas linda, suave, coqueta, femenina, para gustar, para seducir. ¿A quién? A él" y, de esta forma, "el filo de una hoja invisible le rebana la cabeza". Con la cabeza rebanada, uno de los caminos posibles desemboca en la melancolía y otro en la esquizofrenia. Las palabras de Bellessi nos traen a la memoria esas otras de Penrose referidas a los talismanes que, como deseos - mandatos, se cosieron en el vestido de novia de Erzsébet: para ser amada, para gustar siempre, para que tu belleza perdure y sea la misma que este día.
Por otra parte, es evidente que el espejo ejercía sobre la Condesa Báthory una fuerte atracción. Tal vez más allá de esa curiosa y casi universal fascinación que siempre ejerce sobre la mujer. Como en el caso de Alicia, ¿no creería Erzsébet que a través de él podía pasar a otro mundo, dejando, así, éste? Intentaba romper los muchos límites que la encerraban, sobre todo la cárcel del tiempo, ya que, a medida que los años pasaban, el espejo le iba devolviendo una imagen que no era aquella misma del día de su casamiento. El divino tesoro de su juventud paulatinamente se perdía. Pero como había recibido el mandato de paralizar ese tiempo que al pasar deja rastros, para mantener eterna su belleza hizo pactos, descubriendo, además, las estrategias que le permitirían ahuyentar la depresión.
VENDIÉNDOLE EL ALMA A LAS HECHICERAS
Mientras la salud de Ferencz Nádasdy empezaba a declinar, Erzsébet se iba haciendo cada vez más ermitaña. Había tenido amantes pero sin apasionarse por ninguno, y aunque al cumplir los cuarenta seguía siendo muy bella, se agravó esa permanente y gran obsesión de alejar la vejez. Con tal fin, sus sirvientas la proveían de brebajes y filtros mágicos. En 1604, teniendo 44 años, murió su marido. Y fue a partir de ese momento que Darvulia, una mujer viejísima a la que llamaban "la bruja del bosque", mudándose de residencia, pasó a vivir en el castillo de Csejthe. Erzsébet, fascinada con la hechicera, se entregó a sus poderes. Una vez más colonizaban su mente y en esta ocasión, aparentemente, con su consentimiento.
Darvulia no apareció en cualquier momento. La Dama de Csejthe acababa de quedar viuda y su tiempo era doblemente el de la edad media, por sus años y por la época histórica que transitaba. En su saturnina pasividad, se abandonó a estos poderes: su megalomanía y su gusto por el anonadamiento la dejaban siempre disponible para recibir y aceptar. Y fue Darvulia quien le presentó los frutos maduros de la locura. Con habilidad, la hechicera del bosque suprimió ante su ama todo obstáculo exterior que ésta temiera no poder superar. Había descubierto en los ojos de ella la desierta insensibilidad de la luna, vislumbrando una esclavitud psíquica dispuesta para la siembra como un campo negro. (¿Este campo negro sería el de la crónica soledad que la acompañaba?) Alejar para siempre la vejez, conservar el divino tesoro, eran las promesas. Y Erzsébet Báthory, como Dorian Gray al diablo, le vendió su alma a la hechicera.
Cuando Freud analiza la neurosis demoníaca del pintor Christoph Haizmann, citando a Goethe dice que el Doctor Fausto, despreciativamente, pregunta: "¿Qué puedes darme, pobre Diablo?". El diablo, afirma Freud, tiene muchas cosas para dar a cambio del alma inmortal: riqueza, poder, decisión. Mas, en el caso del pintor bávaro, ¿qué era lo que éste le requería? Luego de la muerte de su padre había caído en tal estado de tristeza que no podía trabajar ni, por lo tanto, mantenerse. "Sufría una melancolía que lo hacía incapaz de goce y le ordenaba renunciar a las demandas  más tentadoras", dice Freud. El mismo pintor confesaba que "deba ahuyentar a la melancolía". Para liberarse, en una de sus crisis vende su alma al Diablo. A diferencia del pintor bávaro, Erzsébet no parecía conducirse como una melancólica. Más bien evidenciaba haber encontrado las estrategias para evitar caer en el peligroso pantano de la tristeza. También ella había vendido su alma. Para evitar todo aquello que pudiera apenarla, ya que no era capaz de soportar ninguna tristeza.
EL ESPEJO Y LA MELANCOLÍA
Alejandra Pizarnik sabe dibujar muy bien tanto aquella melancolía de la que Erzsébet huyó como las estrategias de su fuga. Describe con poética realidad el sufrimiento melancólico y el agitar maníaco. No menciona manifiestamente el vender el alma al diablo pero sí el recurrir a las drogas, que es lo mismo. "...Un color invariable rige al melancólico: su interior es un espacio de color de luto; nada pasa allí, nadie pasa. Es una escena sin decorados donde el yo inerte es asistido por el yo que sufre esa inercia. Este quisiera librar al prisionero, pero cualquier tentativa fracasa como hubiera fracasado Teseo si, además de ser él mismo, hubiese sido, también, el Minotauro: matarlo, entonces, habría exigido matarse". Un Teseo sin Ariadna no tiene la garantía de salir de esa singular prisión del laberinto cretense. Éste, a su vez, nos recuerda otros laberintos que se caracterizan por poseer múltiples espejos. Doble encierro ese de encontrarse con falsas salidas y de contemplarse, solitario, una y otra vez en los espejos. Así es la melancolía. Y así sucede también con otros padeceres del alma. "Pero hay remedios fugitivos: los placeres sexuales, por ejemplo, por un breve tiempo pueden borrar la silenciosa galería de ecos y de espejos que es el alma melancólica. Y más aún: hasta pueden iluminar ese recinto enlutado y transformarlo en una suerte de cajita de música con figuras de vivos y alegres colores que danzan y cantan deliciosamente", dice Pizarnik. El frenesí maníaco es una pausa en el dolor, un recurso pasajero que sirve de anestesia. "Luego, cuando se acabe la cuerda, habrá que retornar a la inmovilidad y al silencio. Pero por un instante - sea por una música salvaje, o alguna droga, o el acto sexual en su máxima violencia -, el ritmo lentísimo del melancólico no sólo llega a acordarse con el del mundo externo, sino que lo sobrepasa con una desmesura indeciblemente dichosa; y el yo vibra animado por energías delirantes". A estas energías las llamamos defensas maníacas. Eran el recurso utilizado para evitar la tristeza. En la sangre de las mujeres -esa era su droga - la Condesa buscaba aliviar el terror a la vejez. De sus placeres sexuales - otros recursos para huir- hablaremos más adelante.
RETRATOS, REFLEJOS, SOMBRAS
Observando la imagen de Erzsébet, coincidimos con Penrose: No se entrega. En un retrato normal, la mujer sale al encuentro de quien la mira y habla de sí misma. La Condesa, cientos de leguas detrás de su falsa presencia, cerrada en sí misma, es una planta enraizada aún en la misteriosa región de la que procede.... No se deja asir. Se retrae, como defendiéndose de un peligro. Sabe que será mirada, para eso el retrato. Teme que los ojos del espectador la capturen al mirarla, como si a través del lienzo que la refleja alguien pudiera apoderarse de ella. Aborrece cualquier forma de captura, por eso se defiende poniendo una abismal distancia. El retrato también dice que ella era hermosa, con una belleza sacada de los inagotables manantiales de las sombras.
Erzsébet debía tener con el espejo y el retrato relaciones inversas a las mantenidas por Dorian Gray. Mientras que a éste, el retrato le mostraba su inevitable envejecimiento, el espejo le devolvía una imagen siempre joven. La Condesa, en cambio, veía en el espejo el paso de los años y en el retrato su perenne juventud.
Por otro lado, un siniestro claroscuro rodeaba permanentemente la figura de Erzsébet. Se contemplaba en un espejo sombrío Ella misma era una "sombría dama" mientras que su belleza parecía sacada de las sombras.
Las simbologías del espejo y de la sombra suelen aparecer interrelacionadas. La sombra y el reflejo en el agua fueron las más antiguas imágenes que el hombre contempló de sí mismo: "En el alba de la conciencia, sombra y reflejo, inasibles y fieles, semejantes y distintos a su dueño, debieron producir en el hombre emociones que se han grabado en lo más hondo de su inconsciente", dice Parreño. Estas palabras parecen estar hablándonos de ese pequeño y pobre mundo en el que Erzsébet estaba aprisionada. Un espejo empañado que no la dejaba mirar más allá de sí misma. Por otro lado, según la simbología oriental, el espejo representa la sabiduría y el conocimiento y uno cubierto de polvo habla del espíritu oscurecido por la ignorancia. En este sentido, el espejo simboliza la posibilidad del hombre de trascenderse a sí mismo o, por el contrario, de quedar encerrado en su pequeño mundo. Como Alicia cuando busca otros horizontes o como Erzsébet cuando permanece encerrada en sí misma.
Espejo y sombra son temas recurrentes en los textos de escritores y poetas. Pizarnik no ha conseguido escapar de estas obsesiones, que tratan de la relación del yo con el yo, de la búsqueda y pérdida del sí mismo, del paso de los años, de la muerte, de la relación con la madre...
Espejo, retrato, sombra, nos han anticipado el tema del doble.
Bibliografía Capítulo II
  • Bellessi, Diana: La diferencia viva. Revista Feminaria. Nro. 3 Buenos Aires, 1989.
  • Chevalier, Jean; Gheerbrandt, Alain: Diccionario de símbolos. Editorial Herder. Barcelona. 1991.
  • Freud, Sigmund: Una neurosis demoniaca del siglo XVII. (1923). Editorial Amorrortu. Tomo XIX. BS. Aires. 1979.
  • Parreño, José María: Cuentos de sombras. Selección de cuentos de varios autores. Ediciones Siruela. Madrid. 1989.

Winnicott, Donald: Realidad y juego. Granica Editor. Buenos Aires. 1972.

fuente
http://www.isabelmonzon.com.ar/prologo.htm

 

 




CONTADORWAP  

 

JEMWONG

 
FANNY JEM WONG  
  No hay ningún link agregado, que hayan sido ya mandados por más de un usuario a ésta página!

Debe quedarse este link aquí?
Entonces inscríbete aquí:
=> Inscripción
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
DE MIS MANOS BROTARÁN AMAPOLAS ROJAS COMO LA SANGRE 642311 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=