VIENTOS DE OTOŅO POR JEM WONG
FANNY JEM WONG  
  Home
  HOME DE FANNY JEM WONG
  POETAS CONSAGRADOS
  Libro de visitantes
  Contacto
  ALBÚM
  NOTICIAS - EVENTOS - CONGRESOS -EDUCACIÓN -UNIVERSIDADES- ARTE- ENTREVISTAS-INVITACIONES
  CARTAS DE AMOR
  ENSAYOS , ARTÍCULOS , TEXTOS LIBRES
  "ESTACIONES" RECOPILACIÓN DE POESÍA ORIENTAL
  POESÍA SENSUAL , APASIONADA , EROTICA , SUGESTIVA
  POESÍA DE DOLOR, ANGUSTIA , AUSENCIA , DESOLACIÓN Y TRISTEZA
  POESÍAS DE WALTER FAILA
  LAS COSAS QUE DISFRUTO
  RECONOCIMIENTOS OTORGADOS A MIS POEMAS
  PARA MIS AMIGOS POETAS
  DUETOS Y MIX DE POESÍAS
  POEMAS DE AMISTAD Y DEDICATORIAS
  POESÍA MALDITA , BILIS NEGRA , DELIRIO , RABIA , IRA , MUERTE , DESOLACIÓN , LOCURA
  POESÍA PROTESTA , URBANA , SOCIAL
  POESÍA DE DESAMOR , DESILUSIÓN , SILENCIOS Y ESPERAS
  SENTIMIENTOS : ALEGRÍA , ESPERANZA, FUERZA OTROS
  POESÍA A LA FAMILIA
  POEMAS DE AMOR
  DEDICADOS Y HOMENAJES
  POEMAS EXISTENCIALES - POEMAS REFLEXIVOS - LOCURAS POÉTICAS
  REGALOS Y SALUDOS DE MIS AMIGOS POETAS
  SUEÑOS , PESADILLAS ,CUENTO Y RELATOS
  => TODOS LOS ROSTROS QUE HE TENIDO
  => SUEÑOS Y PESADILLAS
  => BORRADOR
  => Historia de Tontos (PARTE I)
  => Búhos Y Lechuzas
  => Ling Y El Hada del Loto Azul
  => Mi Mundo De Muñecas
  => El sueño de un hombre
  => Historia de Tontos y de sabios (CONTINUACIÓN -SEGUNDA PARTE)
  => Permanezco quieta...
  => REACCIÓN EN CADENA
  => ESCOMBROS POR FANNY JEM WONG
  => HOY ME VI REFLEJADA EN UN ESPEJO POR FANNY JEM WONG
  => LLUEVEN SUICIDIOS POR FANNY JEM WONG
  => LA GOLONDRINA Y EL ÁGUILA POR FANNY JEM WONG.mpg
  => RESPUESTA A SONATINA POR FANNY JEM WONG .wmv
  RETAZOS DEL ALMA : DIARIO
  *HAIKUS
  MI AMIGA LIDIA ESCRIBIÓ : MENINA
  RECOPILACIÓN DE POESÍA ORIENTAL
  MIS ENLACES
  FANNY JEM WONG DICE: HOLA DESDE LA PROVINCIA CONSTITUCIONAL DEL CALLAO -LIMA PERÚ
  "Báthory"Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón
  DIRECCIONES DE MIS POEMAS EN FLASCH Y EN PPT CON MÚSICA
  FANNY JEM WONG MI CANAL DE YOUTUBE
  MIS VIDEOS
  WORLDTV.COM JEMWONG
  RECUERDOS DE MIS COMPAÑEROS DE TRABAJO Y ALUMNOS
  MIGUEL DE UNAMUNO MORIR SOÑANDO
  TEMAS DE PSICOLOGÍA Y EDUCACIÓN
  HAIKU 俳句 (de Masumi Kato)
  COSAS LINDAS PARA COMPARTIR
  “AN GAN EL GUARDIÁN DEL TEMPLO” I - POR FANNY JEM WONG
  Lista top
  - FANNY JEM WONG VERSOS, FRASES, CITAS ILUSTRADOS-
  ---CITAS ,FRASES , PENSAMIENTOS Y POEMAS ILUSTRADOS---
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS***
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS*****
  La Municipalidad de Lima rinde Homenaje Víctor Merino, músico, compositor y pianista peruano.
  FRASES , PENSAMIENTOS , FOTOGRAFÍAS Y VERSOS CORTOS
  PINTURA , ESCULTURA , DIBUJOS , ILUSTRACIONES
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS, POEMAS Y OTRAS CURIOSIDADES ILUSTRADAS *****
  ***FRASES , PENSAMIENTOS , VERSOS , CITAS CELEBRES ILUSTRADOS***
  *CITAS, FRASES, PENSAMIENTOS, RETAZOS DEL ALMA Y POEMAS ILUSTRADOS POR FANNY JEM WONG
  POESÍA ÁRABE TRADUCCIONES DE YASSIN KAOUD**
  SOBRE COACHING
  MARCO GERARDO MARTOS CARRERA POETA PERUANO
  CARTA LÍRICA A OTRA MUJER Alfonsina Storni
  LA CARTA FUE ESCRITA PARA SU HIJA LIESERL
Ling Y El Hada del Loto Azul

Saturday, September 02, 2006

Ling y el Hada del Loto Azul

 

0d82b22b2d.gif picture by jemwong

 
Ling Y El Hada del Loto Azul

Hubo una vez un niño triste y solitario llamado Ling, privado desde muy pequeño del amor y los cuidados de sus padres. Era muy pobre y se ganaba la vida como podía, pero tenía muchas ganas de ser alguien y estudiaba para desarrollarse, crecer, progresar.

A pesar de ser un chico muy travieso y cara dura nunca faltaba a la escuela, ni a la biblioteca pública

Él era un muchacho especial. Adoraba como ningún otro pilluelo de su edad las letras y siempre llevaba en sus alforjas muchos papeles y lápices. También grillos, ranas, increíbles insectos para estudiarlos. Era amigos de todos ellos.

Juguetón como cualquier niño pero terriblemente travieso se divertía rompiendo ventanas y salía corriendo para no ser atrapado. Era estudioso al punto el sinvergüenza sin importar las inclemencias del tiempo nunca descansaba ni un solo día.

Siempre encontraba algún trabajo que realizar, a nada rehuía. Le encantaban las plantas acuáticas y se divertía creando en su cabecita teorías muy complejas sobre ellas. A veces cuando podía gastaba algunas monedas comprando raíces, semillas, flores. y alguno que bichos para estudiarlos.

Era una época en donde los bellos atuendos solo los podía ver en las vitrinas, él era feliz siempre a su manera. Una de las cosas que llenaba sus ilusiones era pasarse largas horas en la biblioteca, allí conoció a los sabios y se hizo amigo de ellos. A estos les contaba sus pretensiones, aprendía también de ellos, los leía a todos sin parar. A veces de tanto leer quedaba chapita de conocimientos.

Su único abrigo en las noches frías era un enorme gabán azul con remiendos de otro color, pero la necesidad de arroparse hacía que no prescindiera de esa indumentaria. Él sufría mucho extrañaba tener unos brazos tibios como la de las madres de otros niños. Pensaba continuamente lo hermoso que sería tener alguien que lo acompañara y que entendiera su corazón solitario, pero nadie de los que él conocía y trataba lo comprendía.

Un día en una de las muchas noches que pasaban metido en la sala de estudios de la ciudad, cogíó un gran volumen de color azul. Sintió algo extraño, un llanto muy bajito.

Tomo el libro entre sus manos extasiado .No supo por que razón, había escuchado ese ruido tan raro y lo abrazó fuerte contra su pecho por largo rato. Despacito camino hacia una mesa en el rincón de la biblioteca.

Ling no supo resistirse y por muchas horas acaricio el libro con dulzura infinita. Era un libro grande y grueso con letras doradas y un lindo título “El Hada del Loto Azul”. Cuando por fin se decidió a abrirlo, fue enorme su sorpresa. Una flor azul de loto se abrió esplendorosamente frente a sus ojos y allí sentada en el centro estaba ella.

Era una niña de rostro de luna y ojos oscuros, que lo miraban curiosos y dulcemente. Tenía la nariz tupida y colorada por su quedo llanto. Dos lagrimones caían de sus ojos brillantes al ver a Ling entre suspiros cortados sonrío y le cerro un ojito. Ambos sonrieron sin pronunciar palabra alguna, en realidad no tenían nada que decirse, pues sus corazones sintieron conocerse desde tiempos milenarios, desde el inicio de todos los tiempos.

Dos luces salieron de sus cuerpos, danzaron las flores del libro antes marchitas y las hierbas que estaban secas volvieron a reverdecer. Mientras las hojas de los árboles antes secas retornaron. Los lotos del estanque iluminaron todo con bellos reflejos y los animalitos lucieron alrededor de la pequeña sus mejores cantos. Así, en su mundo de fantasía Ling y Hada azul permanecieron sonriendo largas horas muy callados

Azul era una pequeña especialmente sensible, poseedora de grandes secretos y sueños. Un ser amante de antiguas artes y de cosas bellas. Ling también era soñador y tierno, pero la vida lo había golpeado tanto que nunca estaba claro de quién le quería de verdad. Se encerraba en sus poses de mocoso seguro y osado cuando en realidad solo quería compañía y por eso hacia muchos amigos.

Lo único que tenía claro era su amor por los libros, pero esa niña cara de luna él la veía tan indefensa que sin pensarlo la metió en su corazón. Cada día durante meses a pesar de que la vieja bibliotecaria no quería prestarle el libro del Hada Azul porque Ling se adueñaba del este. Él asistió a su cita con la pequeña solo para contemplarla y sonreían sin hablar.
 
 
 
Meses después llego una tarde en que por fin se rompieron los silencios. Hablaron mucho y de todo hasta que Ling se quedaba dormido sobre el gran libro y la bibliotecaria renegona le despertaba al quitárselo siempre entre gritos y refunfuños.

Corría el mes de Marzo y era un día caluroso de verano. Ling había pasado el día trabajando recogiendo agua en grandes baldes, regando flores con su cara muy contenta y cantando pero se hacía tarde y corrió a la biblioteca muy de prisa.

El hada azul como siempre en el libro esperando a su amigo. Ling entro desesperado y al cogerlo la bibliotecaria lo tomo muy fuerte del brazo lastimándolo y con sus uñas hizo sangrar su piel, una gota de sangre cayo sobre el gran libro azul que yacía sobre el piso. El pequeño lloraba y la vieja bibliotecaria se asusto a tal punto que lo dejo recoger el libro con la condición que esa fuera la última vez que se lo daría, si quería seguir teniendo acceso a otros libros de menor importancia para él inquieto muchacho.

Él le prometió todo lo que la mujer quiso, cada una de las promesas que esta le arrancaba con sus chantajes con tal de poder seguir llegando a la biblioteca. Total él siempre vería como llegar a su pequeño Loto Azul.

Cuando se sentó en su acostumbrado rincón abrió el gran libro. El loto azul se alzo hermoso como siempre pero no se abrió el gran libro el loto azul se alzo hermoso como siempre pero no se abría de tal modo que no podía verla solo escuchaba a lo lejos un llanto quedo.

Horas más tarde el loto azul dejo abrir sus pétalos, su pequeña amiga estaba hinchada y llorosa, su nariz roja y muy congestionada, con la mirada apagada y los brazos caídos.

Ella entonces dijo:
-Ling, llegará el día en que ya no llegues a mí y me marchitaré de tristeza. Ya amiguito, no pertenezco a tu mundo… ese mundo al que tú tan apegado vives me infecta de tristezas, de grandes angustias, de cosas que mi corazón no conoce y lo rompen cada día.

-Ling, lo rompen más no soporto los gritos absurdos de verdades mentirosas y menos que alguna tarde no llegues hasta mi casa

-Sácame de esta fría biblioteca, nunca más deseo estar sola apártame de esa señora tan gritona.

-No deseo verla nunca más, antes cuidaba de mis hojas ahora solo espera que estas se estropeen. Ya no estoy entre los textos que ella cuidaba con esmero. Siempre me mete entre los libros que están sucios y estropeados para que algún gusano coma de mis hojas y yo desaparezca.

-No cierres mi casa hoy hasta prometerme que me llevaras contigo en tus alforjas

Ling que en verdad quería a su amiguita dijo:

-Algo se me ocurrirá y duerme tranquila que nunca te abandonare porque tu eres mi dulce amor mi corazón.


Él sabía que no podría pedirle a la bibliotecaria El Hada del Loto Azul. Así que se filtro sin que esta lo viera, como un ladrón. Sabía bien donde estaba, se arrastro como pudo y por fin llegó. Tomo el gran libro muy despacio despacio, lo coloco dentro de su bolsa y empezó su recorrido a hurtadillas hacía la salida.

Por fin, alcanzo la puerta sin que nadie lo notara y corrió veloz como un rayo hacia su casa. Nada podría impedir que su niña se quedara con él para siempre y nadie nunca más la dañaría.

Por fin en casa, Ling abrió el libro y ella sorprendida. Saltó de su loto, recorrió la humilde casa que para ella era un palacio dorado adornando de miles de estrella y Ling su príncipe encantado. Así corrieron los meses trataban de pasar largos ratos juntos charlando, riendo, jugando, amándose y queriéndose sin que nadie los viera, muy calladitos . Ling cuidaba no romper ninguna de sus promesas, promesa que Loto nunca le pidió

Una tarde especialmente fría mientras Azul u Ling conversaban una cara distorsionada por los celos y la rabia estaba mirando detrás de la ventana era la gruñona bibliotecaria que había logrado ver el libro sobre la mesa.


Ling al reconocerla lo ocultó bajo una manta roja y abrió la puerta haciéndose el sorprendido por la extraña visita. La señora muy cerca y con los ojos muy abiertos como un búho le dijo:
-¿Recuerdas Ling el libro del Hada del Loto azul?
Él respondió:
-Sí, pero hace mucho que yo no se lo pido, es más yo voy poco por ahora a la biblioteca respetable señora.
-Usted es muy gritona y no me deja leer lo que yo quiero y eso a mí me molesta muchísimo.

La bibliotecaria respondió:
- Lo sé muchachito insolente pero sí no te ajustas a mis reglas no podrás nunca más leer nada en mi casa y sé bien que eso te desespera
- Como vez yo sé bien que hacer para que tú pequeño pilluelo y los demás bailen al son que yo marque.
- Ahora ¿Estas claro?
- Ha desparecido el libro azul y me resulta especialmente extraño que tú ya no me lo pidas si te entusiasmaba tanto.

Ling contesto:
- Bueno… a mí ya no me interesa

La bibliotecaria que siempre sabía el terreno que pisaba y tenía un olfato de sabueso, artista de la manipulación y gran mentirosa le dijo:

-Bueno…entonces no hay problema la biblioteca tiene muchos que te gustaran. Te espero encantada mañana, tú sabes que yo sé todo siempre y en fin tu niño puedes ir cuando quieras, con tal que me obedezcas.

-Total ya el maldito libro de esa Hada Azul que tanto detesto y por el que tantos disgustos me causabas creo que ya ni existe.

-Es hora muchachito que comprendas que en mi biblioteca se hace y de dice lo que yo ordeno. Además tengo muchos seguidores a quienes les encantan mis cuentos

La mujer se marcho y Ling pensó y dijo en voz alta:

-Guardaré mejor a mi Hada del Loto Azul aquí en mi casa y para tenerla contenta a la bibliotecaria y no despertar sus sospechas, cada día revisare otros libros frente a sus narices.

-Así no nos molestará nunca más…eso haré, ni siquiera se acordara de nombrarla

Así pasaban los días Ling salía a trabajar y después su visita acostumbrada a la biblioteca. Cada día una historia distinta, casi siempre era la gruñona señora quien decidía que haría o leería el pequeño mocoso.

Ling a veces demoraba en llegar a casa largas horas, total Azul era solo de él .Se sentía muy confiado y seguro .Solo él leía sus páginas, solo él acariciaba todas sus letras .Además ella no tenía otros amigos más que los animalitos y las flores de sus propias páginas. Es decir solo su mundo de fantasías de la cual estaba hecha su azul morada.


Una noche Loto Azul descansaba cuando Ling llego a casa y la despertó bruscamente. Él deseaba contarle qué libros había leído ese día y qué sus colores eran diferentes, que las figuras eran tétricas y otras fantásticas, divertidas y excitante como ninguna

Loto azul bajo la cabeza, sus ojos se llenaron de gruesas lágrimas rojas, pero Ling no lo notaba. Él estaba solo preocupado en el mismo y en todos los cuentos que la bibliotecaria y otros amigos de la biblioteca le ofrecían

Cuando por fin él la miro el Hada Azul estaba tan descompuesta que para contentarla le entrego una rosa amarilla que cogío de un jardín por el camino .Recordó que a la salida de la biblioteca un hermoso querubín le había regalado la mejor de sus velas. Fue entonces que la encendió para que Azul al mirar su flama se alegrara. Pero esta se puso aún más y más triste

Azul seguía llorando cuando él recordó que tenía un libro en la alforja que quería leer esa noche .Así que se retiro dejando el Loto del Hada Azul abierto sobre la mesa junto a la vela encendida.

Ling leyó durante horas y gritaba entusiasmado ante esas historias sin recordar la vela, ni a la pequeña Azul y de tanto recorrerlas hojas de su nueva adquisición y complacerse con esta se quedo profundamente dormido pensando que ese libro era el mejor de todos.

Mientras tanto Azul seguía mirando muy de cerca la flama de la vela .Estaba muy, muy callada y quieta. Sus ojos casi eran solo dos palotes se inflamaban de tanto llorar. Un hilo de humo negro tomo forma de mano y pluma…De repente en las paginas del gran libro Azul letras de llanto escribían un triste final .

Azul estaba tan cerca de la llama de la vela que de un momento a otro sus cabellos se incendiaron rojos .La pequeña Hada del Loto grito:
- Ling duele
- Dueleeeeeeeeeee mucho

Pero él no la escuchaba, se había entretenido y agotado tanto con otras historias que el sueño lo había vencido. La cruel bibliotecaria que conocía bien al niño le exigía leer cada día y cada momento el mismo cuento y luego le daba uno interesante de tarea.
 

 

 

 


La cera ardía junto con la cabellera de Azul hasta que alcanzo cubrir toda la flor de papel y durante horas Loto Azul lloró su infierno de fuegos serpentinos hasta volverse cenizas oscuras pero Ling nunca la escucho. Él dormía agotado con el libro de la biblioteca y un querubín en el pecho.

Una gran nube tomo forma de brazos fantasmales. Eran unos largos brazos del pasado que abrazaron fríos el cuerpo del Ling envolviéndole con olor a muerte .El chico despertó llorando desesperado porque esos brazos el pensó ya haberlos olvidado. Ling solo sentía sus propios miedos y solo quería saber por qué había sentido ese abrazo… preguntaba… decía:

-Loto azul ¿No entiendes que estoy mal?
- Dime: ¿Por qué soñé eso?

Loto no contestaba y por fin el niño egoísta miro hacía la mesa Sus ojos se abrieron desorbitados el libro de su Hada Azul estaba chamuscado y grito desesperado:


-¿Donde estas mi loto azul?
-¿Dónde mi pequeña damita?
-¿Dónde estas mi ratona, dónde?

Ella no respondió, no podía responderle, no podía.Ella que siempre lo espero esta vez ya no pudo acudir a los llamados del pequeño Ling que siempre corría donde ella cuando un temor lo asaltaba.

Mientras decía:
-Yo no voltee
-Yo no voltee
-Solo me demore en llegar, no hice nada
-¿No entiendes que yo no hice nada?
Pero de nada le valieron sus llantos en esa ensordecedora y fría noche de Invierno Loto había sido tragada por las llamas de la vela y él nunca más la volvería a ver

Loco abrazo el empaste chamuscado de su amado libro y de las cenizas cayo un pedacito de papel que tenía la forma de loto pero maltratado por el fuego y en él difícilmente se leía con gotitas de sangre azul:
-Cuando lo leas ya me abre ido muy lejos
-No tienes la culpa solo te quedaste dormido
-Buscame amor mío y si algún día me encuentras deja sobre mi loza fría bellas rosas amarillas
Te amoooooooooooooooo.
Tu niña eternamente el Hada del Loto Azul 


Jem Wong
24.06.05-02.07.05
 
Guardar
FANNY JEM WONG  
  No hay ningún link agregado, que hayan sido ya mandados por más de un usuario a ésta página!

Debe quedarse este link aquí?
Entonces inscríbete aquí:
=> Inscripción
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
DE MIS MANOS BROTARÁN AMAPOLAS ROJAS COMO LA SANGRE 656974 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=