VIENTOS DE OTOŅO POR JEM WONG
FANNY JEM WONG  
  Home
  HOME DE FANNY JEM WONG
  POETAS CONSAGRADOS
  => Poemas de César Vallejo
  => POEMAS DE JORGE LUIS BORGES
  => Poemas de Alejandra Pizarnik
  => Pablo Neruda - "Me gusta cuando callas..." en su voz
  => Víctor Hugo (1802-1885)
  => Recordando a José Watanabe 2
  => Cien sonetos de amor: PABLO NERUDA
  => Blanca Varela
  => BLANCA VARELA 2
  => Victor Hugo (1802-1885) "A UNA MUJER"
  => Ausente por César Vallejo
  => Bordas de hielo por César Vallejo
  => El Pan Nuestro por César Vallejo
  => Epístola a los transeúntes por César Vallejo
  => La rueda del hambriento por César Vallejo
  => Los dados eternos por Cásar Vallejo
  => Los heraldos negros por César Vallejo
  => Masa por César Vallejo
  => Para el alma imposible de mi amada por César Vallejo
  => Piedra negra sobre una piedra blanca por Piedra negra sobre una piedra blanca por César Vallejo
  => Poema para ser leído y cantado por César Vallejo
  => Trilce por César Vallejo
  => POEMAS DE BORGES
  => Poesía de Alfonsina Storni
  => POEMAS AMADO NERVO
  => POEMAS ANTONIO MACHADO
  => POEMAS GABRIELA MISTRAL
  => POEMAS JAIME SABINES
  => POEMAS MARIO BENEDETTI
  => Una Temporada en el Infierno Por Jean Arthur Rimbaud
  => Rostros de vos – Mario Benedetti “Canje y Me sirve y no me sirve”
  => NO TE SALVES POR MARIO BENEDETTI
  => Poemas de Mario Benedetti “SI DIOS FUERA MUJER”
  => D. Mario Benedetti – LO QUE NECESITO DE TI – Voz y montaje musical Manuel Mulciber
  => SELECCIÓN DE POEMAS DE :Juana de Ibarbourou
  => Pablo Neruda y Matilde Urrutia en Atlántida. Una historia de amor clandestino
  => Los versos del Capitán Pablo Neruda
  => TUS MANOS POR PABLO NERUDA
  => LOS DELFINES POR JOSÉ MARÍA EGUREN
  => LA NIñA DE LAMPARA AZUL
  => JULIA PRILUTZKY
  => Selección de Poemas de Alejandra Pizarnik
  => FRAGMENTO DEL POEMA "TE QUIERO" DE MARIO BENEDETTI
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO VII
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO VI
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO V
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO IV
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO II
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO III
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO 1
  => Si dios fuera mujer - Mario Benedetti
  => Una mujer desnuda y en lo oscuro por MARIO BENEDETTI
  => Alejandra Pizarnik - Tangible Ausencia
  => RIMBAUD
  => Tres versiones de Judas-Jorge Luis Borges
  => Tlön, Uqbar, Orbis Tertius -Jorge Luis Borges
  => Odín Jorge Luis Borges y Delia Ingenieros
  => Los dos reyes y los dos laberintos Jorge Luis Borges
  => Las ruinas circulares Jorge Luis Borges
  => La trama -Jorge Luis Borges
  => La intrusa Jorge Luis Borges
  => La casa de Asterión ,Jorge Luis Borges
  => El Aleph Jorge Luis Borges
  => La biblioteca total-Jorge Luis Borges
  => El sur -Jorge Luis Borges
  => El muerto-Jorge Luis Borges
  => El milagro secreto-Jorge Luis Borges
  => El informe de Brodie -Jorge Luis Borges
  => El evangelio según Marcos -Jorge Luis Borges
  => Diálogo sobre un diálogo -Jorge Luis Borges
  => El Suicida - Poema de Borges
  => Ajedrez - Borges
  => Los Espejos. Jorge Luis Borges
  => MIGUEL HERNÁNDEZ 1
  => POESÍA DE OSCAR ACOSTA
  => POESÍA DE RAFAEL ALBERTI
  => POESÍA DE RAFAEL ALBERTI 2
  => POESÍA DE RAFAEL ALBERTI 3
  => Alighieri, Dante
  => Barret, Elizabeth
  => Baudelaire, Charles 1
  => Baudelaire, Charles 2
  => Baudelaire, Charles 3
  => Beckett, Samuel
  => Bécquer, Gustavo Adolfo 1
  => Bécquer, Gustavo Adolfo 3
  => Bécquer, Gustavo Adolfo 2
  => Borges, Jorge Luis 2
  => Borges, Jorge Luis 3
  => Breton, André
  => Breton, André 2
  => Cernuda, Luis 1
  => Cernuda, Luis 2
  => Cortazar, Julio 1
  => Cortazar, Julio 2
  => Darío, Ruben 1
  => Eguren, José María
  => Girondo, Oliverio
  => Girondo, Oliverio 2
  => Guillén, Nicolás
  => Hernández, Miguel 1
  => Hernández, Miguel 2
  => Hesse, Herman
  => Ibarbourou, Juana de
  => Lihn, Enrique
  => Machado, Antonio 1
  => Machado Antonio 2
  => Martí, José 1
  => Martí, José 2
  => Mello Breyner A., Sophia de
  => Mistral, Gabriela 1
  => Mistral, Gabriela 2
  => Mistral, Gabriela 3
  => Molinari, Ricardo E.
  => Neruda, Pablo 1
  => Neruda, Pablo 2
  => Neruda, Pablo 3
  => Neruda, Pablo 4
  => Nervo, Amado 1
  => Nervo, Amado 2
  => Paz, Octavio 1
  => Paz, Octavio 2
  => Rimbaud, Arthur 1
  => Schiller, Friedrich
  => Scorza, Manuel
  => Shakespeare, William
  => Sologuren, Javier
  => Storni, Alfonsina 1
  => STORNI , ALFONSINA 2
  => Storni , Alfonsina 3
  => Unamuno, Miguel de
  => Vallejo, César
  => Vega, Garcilaso de la
  => Watanabe, José
  => Wilde, Oscar
  => Whitman, Walt
  => Wolfe, Roger
  => La Higuera de Juana de Ibarbourou
  => FEDERICO GARCÍA LORCA
  => Bécquer, Gustavo Adolfo
  => Wislawa Szymborska Entrevista a una Premio Nobel Por Félix Romeo
  => Cuando nuestras dos Almas por Elizabeth Barret Browning
  => Cesare Pavese - Lavorare stanca
  => TUS MANOS - Poema de Pablo Neruda.- Olga Manzano y Manuel Picón
  => OFELIA ---- RIMBAUD - WAGNER (poema)
  => Jaime Sabines "No es que muera de amor"
  => TU CUERPO - PABLO NERUDA - Olga Manzano y Manuel Picón
  => Musica & Poesia: ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO - Rafael de Leon
  => Mario H. Russo - Tu Nombre de Jaime Sabines
  => MARIO BENEDETTI - SOLEDADES
  => CANSANCIO POR ALFONSINA STORNI
  => FEDERICO GARCÍA LORCA MADRIGAL APASIONADO
  => ME DIJO UNA TARDE ANTONIO MACHADO
  => ALBERTO CORTEZ YO SOY UN SER HUMANO
  => MIGUEL HERNANDEZ
  => JUAN RAMON JIMENEZ LAS TARDES DE ENERO
  => LUIS CERNUDA
  => LEON FELIPE CREDO
  => SI TÚ ME DICES VEN POR AMADO NERVO
  => GERARDO DIEGO ADENTRO, MAS ADENTRO...
  => VICENTE ALEIXANDRE DESPUÉS DEL AMOR
  => LA TRAE UN CUERVO POR RAMÓN DEL VALLE INCLÁN
  => LOPE DE VEGA RIMAS SAGRADAS
  => PAUL VERLAINE NEVERMORE
  => EMILY DICKINSON MORIR NO DUELE MUCHO...
  => CANTO A MÍ MISMO POR WALT WHITMAN
  => ROSALÍA DE CASTRO HOJAS MARCHITAS
  => OSCAR WILDE
  => POEMA DEL RENUNCIAMIENTO JOSÉ ANGEL BUESA
  => LEOPOLDO LUGONES LA BLANCA SOLEDAD
  => BLAS DE OTERO TÚ, QUE HIERES
  => RUBEN DARÍO
  => GABRIELA MISTRAL AUSENCIA
  => ANDRES ELOY BLANCO QUERER
  => EDGAR ALLAN POE
  => PERCEY BYSSHE SHELLEY
  => GUY DE MAUPASSANT
  => JULIO CORTÁZAR
  => ALVARO MUTIS
  => SALVATORE QUASIMODO
  => OLIVERIO GIRONDO
  => CONRAD AIKEN
  => CRUZ SALMERON ACOSTAna
  => JACINTO BENAVENTE
  => ARMANDO BUSCARINI
  => JEAN COCTEAU UN AMIGO DUERME
  => JOHN CLARE
  => JOHANN WOLFGANG VON GOETHE
  => MANUEL MACHADO
  => ENRIQUE LIHN
  => ANGEL GONZALEZ CARTA SIN DESPEDIDA
  => CESARE PAVESE
  => LUIS LOPEZ ANGLADA
  => RAMON DE CAMPOAMOR
  => FRANCISCO LUIS BERNARDEZ
  => ESTEBAN ECHEVERRÍA
  => DAMASO ALONSO
  => Título de la nueva página
  => FRANCISCO VILLAESPESA
  => SONETO DE AMOR POR LUIS LOPEZ ANGLADA
  => EDWARD ESTLIN CUMMINGS
  => VINICIUS DE MORAES
  => FEDERICO BALART Pliego-Murcia, 1831 - 1905
  => DELMIRA AGUSTINI
  => MIGUEL OTERO SILVA
  => JULIO AUMENTE
  => PAUL VALÉRY
  => JOHN KEATS TEN COMPASIÓN, AMOR
  => ENRIQUE MOLINA
  => JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD
  => BALDOMERO FERNANDEZ MORENO
  => Rodolfo Usigli
  => MANUEL ACUÑA
  => ANNA AJMATOVA
  => JOSE ALBI
  => CLARIBEL ALEGRÍA
  => MANUEL ALONSO ALCALDE
  => MANUEL ALVAREZ ORTEGA LOS OLVIDADOS DÍAS
  => FRANCISCO ALVAREZ HIDALGO BESOS DORMIDOS
  => MARIA ELENA WALSH
  => ELENA ANDRÉS
  => MANUEL ALTOAGUIRRE
  => RAFAEL ALBERTI PARAÍSO PERDIDO
  => EUGENIO DE ANDRADE
  => JULIO VERNE LA MUERTE
  => MANUEL JOSÉ ARCE
  => LOUIS ARAGON
  => TUDOR ARGHEZZI
  => JEAN ARP
  => ANTONIN ARTAUD LOS ENFERMOS Y LOS MÉDICOS
  => CLEMENTINA ARDERIU
  => MARÍA VICTORIA ATENCIA
  => MIGUEL ARTECHE
  => MAX AUB
  => ENRIQUE AZCOAGA
  => GUILHERME DE ALMEIDA
  => FERNANDO ARBELAEZ
  => IGNACIO ANZOÁTEGUI MONÓLOGO DEL AMOR QUE NO QUIERE AMAR
  => MARCOS ANA MI CORAZÓN ES PATIO
  => JOSÉ BATLLÓ TAL VEZ UN DIA TE MUERAS
  => BERTOL BRECHT CONTRA LA SEDUCCIÓN
  => MARÍA BENEYTO ESTE DÍA…
  => ELIZABETH BARRETT BROWNING ALÉJATE DE MÍ...
  => CHARLES BAUDELAIRE
  => JAVIER DE BENGOECHEA SEGURO OTOÑO
  => OLAVO BILAC
  => MANUEL BANDEIRA MADRIGAL MELANCÓLICO
  => EMMA BARRANDEGUY PALABRAS PARA TU OÍDO
  => ALFREDO BUFANO SONETO DEL DIVINO AMOR
  => LORD BYRON CUANDO NOS SEPARAMOS...
  => CHARLES BUKOWSKI FUERA DE LOS BRAZOS DE UN AMOR...
  => MANUEL DEL CABRAL
  => HILARION CABRISAS LA LÁGRIMA INFINITA
  => CARLOS BOUSOÑO ALGO EN MI SANGRE ESPERA TODAVÍA...
  => ESTHER DE CÁCERES NO PASARÁS POR EL CAMINO
  => ALFONSO CANALES RAZÓN DE AMOR
  => JOSÉ LUIS CANO TIEMPO DEL AMOR
  => GABRIEL CELAYA APASIONADAMENTE
  => EDUARDO MARQUINA
  => ENRIQUE CADÍCAMO
  => PEDRO SALINAS HORIZONTAL, SÍ TE QUIERO
  => JOSE ASUNCION SILVA ¿RECUERDAS?
  => EDUARDO CARRANZA ES MELANCOLÍA
  => EVARISTO CARRIEGO TU SECRETO
  => JOSEFINA CONTIJOCH CONFESIÓN DE AMOR
  => ALEJANDRO CASONA EL MILAGRO PEQUEÑO
  => JUAN CARLOS DÁVALOS HOGAR
  => JAIME FERRAN A CONTRACORAZÓN
  => BEATRIZ DOMINGUEZ MILLA
  => JOAQUÍN DICENTA LUJURIA
  => OVIDIO FERNÁNDEZ RÍOS TU CUERPO
  => ANGEL FALCO SÚPLICA
  => ANGELA FIGUERA AYMERICH CARNE DE MI AMANTE
  => SI DIOS FUERA MUJER DE MARIO BENEDETTI AUDIO
  => Mario H. Russo - Los ojos de mi Princesa
  => REGALOS DEL CAZADOR DE VERSOS JUNIO 2011-
  => FACUNDO CABRAL TU CANTO SERÁ ETERNO
  => Mario H. Russo - OTRA de Manuel Machado
  => Poemas de Mahmud Darwish
  => ANOCHE LA VI EN EL SUEÑO POR YANG SHEN
  => POR SIEMPRE BENEDETTI
  => PABLO NERUDA
  => POR SIEMPRE MARIO BENEDETTI EN EL TERCER ANIVERSARIO DE SU MUERTE
  => POESÍA DE JAIME SABINES
  => Tu risa’, de Pablo Neruda
  => Alejandra Pizarnik - Tangible Ausencia.
  => BENEDETTI "No te salves"
  => ETERNAMENTE BENEDETTI ¿Qué les queda por hacer a los jóvenes?
  => Mario Benedetti (Estados de ánimo, Chau número tres, Viceversa)
  => POR SIEMPRE BENEDETTI "Te quiero"
  => Hesse, Herman ( 1877-1962 )
  => Pablo Neruda - Oda al hombre sencillo
  => EL MAL POR ARTHUR RIMBAUD
  => Homenaje a Mahmoud Darwish
  => FRASES Y POEMAS DE MAHMOUD DARWISH – “A MI MADRE”
  => FRASES Y POEMAS DE MAHMOUD DARWISH – HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DE GAZA
  => ALFONSINA STORNI POEMAS Y FRAGMENTOS ILUSTRADOS
  => VERRA' LA MORTE E AVRA' I TUOI OCCHI Cesare Pavese
  => Poemas de Gustavo Adolfo Bécquer
  => LOS HOMBRES A LAS MUJERES por Elsy Alpire Vaca
  => LA POBREZA POR PABLO NERUDA
  => LAS VIDAS POR PABLO NERUDA
  => ¡ Que pena ! de León Felipe, poeta español
  => Quemar las Naves por Mario Benedetti
  => Consternados, rabiosos de Mario Benedetti
  => Frases y poemas de Mahmud Darwish
  => FRASES Y POEMAS DE MAHMOUD DARWISH – HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DE GAZA-
  => FRASES Y POEMAS DE MAHMOUD DARWISH- – “A MI MADRE”
  => POETA NACIONAL DE PALESTINA MAHMOUD DARWISH
  => CHARLES BAUDELAIRE:EL LETEO
  => TE DESNUDAS IGUAL POR JAIME SABINES
  => TU CUERPO ESTA A MI LADO POR JAIME SABINES
  => CHARLES BAUDELAIRE: CIELO NEBLINOSO
  => LA MIRADA POR ALFONSINA STORNI
  => COMO UN SUDARIO‏ POR WALTER FAILA
  => La Insoportable levedad del ser de Milan Kundera
  => CHARLES BAUDELAIRE: LA CAMPANA HENDIDA
  => Jaime Sabines, me preocupa el televisor
  => La trama -Jorge Luis Borges.
  => NIZAR QABBANI POESÍA ÁRABE
  => POEMAS DE NERUDA ILUSTRADOS
  => Nizar Qabani. Colecciones de amor
  => CHARLES BAUDELAIRE: EL GATO
  => CHARLES BAUDELAIRE: ¿QUÉ DIRÁS ESTA NOCHE, POBRE ALMA SOLITARIA?
  => CHARLES BAUDELAIRE:A LA QUE ES DEMASIADO ALEGRE
  => ¿QUÉ PUTAS PUEDO? POR JAIME SABINES
  => A HELENA POR EDGARD ALLAN POE
  => ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO POR RAFAEL DE LEÓN
  => POEMAS ILUSTRADOS DR MARCO MARTOS
  => POESÍA ÁRABE Y TRADUCCIONES DE YASSIN KAOUD.
  => --POESÍA ÁRABE Y TRADUCCIONES DE YASSIN KAOUD--
  => POEMAS ILUSTRADOS DR. MARCO MARTOS
  => El testamento por John Donne
  => LOS PÁJAROS NO AMAN POR JOSÉ ANTONIO MASOLIVER ESPAÑA, 1939
  => NIZAR QABBANI POESÍA ÁRABE .
  => POESÍA ILUSTRADA DE JAIME SABINES
  => Martha Rivera-Garrido : No te enamores de una mujer...
  => VIRINGO POR MARCO MARTOS
  => PARA COMPARTIR CITAS Y VERSOS ILUSTRADOS DE MARIO BENEDETTI*
  => VERSOS Y CITAS ILUSTRADAS DE MARIO BENEDETTI**
  => POEMAS Y CITAS DE MARIO BENEDITTI ILUSTRADAS***
  => GABRIELA MISTRAL - BESOS - " hay besos por prohibidos, verdaderos. Hay besos que calcinan y que hieren"
  => Poemas de Alejandra Pizarnik*
  => HOJAS SECAS POR MANUEL ACUÑA
  => LA TUMBA ROBERT BLAIR (1699-1746)
  => JORGE GAITÁN DURÁN - SI MAÑANA DESPIERTO
  => CONSAGRADOS:FRASES , PENSAMIENTOS , VERSOS , CITAS CELEBRES ILUSTRADOS
  => POESÍA DE ANAIS NIN*
  => POEMAS DEL DR. MARCO MARTOS*
  => ALEJANDRA PIZARNIK POEMAS ILUSTRADOS
  => LI PO EL POETA MÁS GRANDE DE CHINA
  => PABLO NERUDA - TE QUIERO AL ALBA " desnuda y blanca, como una estatua nacida en la oscuridad, como una rosa entre mis manos"
  => ANTES DE AMARTE, AMOR MÍO - PABLO NERUDA
  => POEMAS ILUSTRADOS DR MARCO MARTOS UNMSM**
  Libro de visitantes
  Contacto
  ALBÚM
  NOTICIAS - EVENTOS - CONGRESOS -EDUCACIÓN -UNIVERSIDADES- ARTE- ENTREVISTAS-INVITACIONES
  CARTAS DE AMOR
  ENSAYOS , ARTÍCULOS , TEXTOS LIBRES
  "ESTACIONES" RECOPILACIÓN DE POESÍA ORIENTAL
  POESÍA SENSUAL , APASIONADA , EROTICA , SUGESTIVA
  POESÍA DE DOLOR, ANGUSTIA , AUSENCIA , DESOLACIÓN Y TRISTEZA
  POESÍAS DE WALTER FAILA
  LAS COSAS QUE DISFRUTO
  RECONOCIMIENTOS OTORGADOS A MIS POEMAS
  PARA MIS AMIGOS POETAS
  DUETOS Y MIX DE POESÍAS
  POEMAS DE AMISTAD Y DEDICATORIAS
  POESÍA MALDITA , BILIS NEGRA , DELIRIO , RABIA , IRA , MUERTE , DESOLACIÓN , LOCURA
  POESÍA PROTESTA , URBANA , SOCIAL
  POESÍA DE DESAMOR , DESILUSIÓN , SILENCIOS Y ESPERAS
  SENTIMIENTOS : ALEGRÍA , ESPERANZA, FUERZA OTROS
  POESÍA A LA FAMILIA
  POEMAS DE AMOR
  DEDICADOS Y HOMENAJES
  POEMAS EXISTENCIALES - POEMAS REFLEXIVOS - LOCURAS POÉTICAS
  REGALOS Y SALUDOS DE MIS AMIGOS POETAS
  SUEÑOS , PESADILLAS ,CUENTO Y RELATOS
  RETAZOS DEL ALMA : DIARIO
  *HAIKUS
  MI AMIGA LIDIA ESCRIBIÓ : MENINA
  RECOPILACIÓN DE POESÍA ORIENTAL
  MIS ENLACES
  FANNY JEM WONG DICE: HOLA DESDE LA PROVINCIA CONSTITUCIONAL DEL CALLAO -LIMA PERÚ
  "Báthory"Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón
  DIRECCIONES DE MIS POEMAS EN FLASCH Y EN PPT CON MÚSICA
  FANNY JEM WONG MI CANAL DE YOUTUBE
  MIS VIDEOS
  WORLDTV.COM JEMWONG
  RECUERDOS DE MIS COMPAÑEROS DE TRABAJO Y ALUMNOS
  MIGUEL DE UNAMUNO MORIR SOÑANDO
  TEMAS DE PSICOLOGÍA Y EDUCACIÓN
  HAIKU 俳句 (de Masumi Kato)
  COSAS LINDAS PARA COMPARTIR
  “AN GAN EL GUARDIÁN DEL TEMPLO” I - POR FANNY JEM WONG
  Lista top
  - FANNY JEM WONG VERSOS, FRASES, CITAS ILUSTRADOS-
  ---CITAS ,FRASES , PENSAMIENTOS Y POEMAS ILUSTRADOS---
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS***
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS*****
  La Municipalidad de Lima rinde Homenaje Víctor Merino, músico, compositor y pianista peruano.
  FRASES , PENSAMIENTOS , FOTOGRAFÍAS Y VERSOS CORTOS
  PINTURA , ESCULTURA , DIBUJOS , ILUSTRACIONES
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS, POEMAS Y OTRAS CURIOSIDADES ILUSTRADAS *****
  ***FRASES , PENSAMIENTOS , VERSOS , CITAS CELEBRES ILUSTRADOS***
  *CITAS, FRASES, PENSAMIENTOS, RETAZOS DEL ALMA Y POEMAS ILUSTRADOS POR FANNY JEM WONG
  POESÍA ÁRABE TRADUCCIONES DE YASSIN KAOUD**
  SOBRE COACHING
  MARCO GERARDO MARTOS CARRERA POETA PERUANO
  CARTA LÍRICA A OTRA MUJER Alfonsina Storni
  LA CARTA FUE ESCRITA PARA SU HIJA LIESERL
Borges, Jorge Luis 3

 

ELVIRA DE ALVEAR

Todas las cosas tuvo y lentamante
Todas la abandonaron, La hemos visto
Armada de belleza. La mañana
Y el arduo mediodía le mostraron,
Desde su cumbre, los hermosos reinos
De la tierra. La tarde fue borrándolos.
El favor de los astros (la infinita
Y ubicua red de causas) le había dado
La fortuna, que anula las distancias
Como el tapiz del árabe, y confunde
Deseo y posesión, y el don del verso,
Que transforma las penas verdaderas
En una música, un rumor y un símbolo,
Y el fervor, y en la sangre la batalla
De Ituzaingó y el peso de laureles,
Y el goce de perderse en el errante
Río del tiempo (río y laberinto)
Y en los lentos colores de las tardes.
Todas las cosas la dejaron, menos
Una. La generosa cortesía
La acompañó hasta el fin de su jornada,
Más allá del delirio y del eclipse,
De un modo casi angélico. De Elvira
Lo primero que vi, hace tantos años,
Fue la sonrisa y es también lo último.




EVERNESS

Sólo una cosa no hay. Es el olvido.
Dios, que salva el metal, salva la escoria
y cifra en su profética memoria
las lunas que serán y las que han sido

Ya todo está. Los miles de reflejos
que entre los dos crepúsculos del día
tu rostro fue dejando en los espejos
y los que irá dejando todavía.

Y todo es una parte del diverso
cristal de esa memoria, el universo;
no tienen fin sus arduos corredores

y las puertas se cierran a tu paso;
sólo del otro lado del ocaso
verás los Arquetipos y Esplendores.


FINAL DEL AÑO

Ni el pormenor simbólico
de reemplazar un tres por un dos
ni esa metáfora baldía
que convoca un lapso que muere y otro que surge
ni el cumplimiento de un proceso astronómico
aturden y socavan
la altiplanicie de esta noche
y nos obligan a esperar
las doce irreparables campanadas.
La causa verdadera
es la sospecha general y borrosa
del enigma del Tiempo;
es el asombro ante el milagro
de que a despecho de infinitos azares,
de que a despecho de que somos
las gotas del río de Heráclito,
perdure algo en nosotros:
inmóvil.




HAIKU

1
Algo me han dicho
la tarde y la montaña.
Ya lo he perdido.

2
La vasta noche
no es ahora otra cosa
que una fragancia.

3
¿Es o no es
el sueño que olvidé
antes del alba?

4
Callan las cuerdas.
La música sabía
lo que yo siento.

5
Hoy no me alegran
los almendros del huerto.
Son tu recuerdo.

6
Oscuramente
libros, láminas, llaves
siguen mi suerte.

7
Desde aquel día
no he movido las piezas
en el tablero.

8
En el desierto
acontece la aurora.
Alguien lo sabe.

9
La ociosa espada
sueña con sus batallas.
Otro es mi sueño.

10
El hombre ha muerto.
La barba no lo sabe.
Crecen las uñas.

11
Ésta es la mano
que alguna vez tocaba
tu cabellera.

12
Bajo el alero
el espejo no copia
más que la luna.

13
Bajo la luna
la sombra que se alarga
es una sola.

14
¿Es un imperio
esa luz que se apaga
o una luciérnaga?

17
La vieja mano
sigue trazando versos
para el olvido.



LA LUNA

A María Kodama

Hay tanta soledad en ese oro.
La luna de las noches no es la luna
que vio el primer Adán. Los largos siglos
de la vigilia humana la han colmado
de antiguo llanto. Mírala. Es tu espejo.


LA ROSA

La rosa,
la inmarcesible rosa que no canto,
la que es peso y fragancia,
la del negro jardín en la alta noche,
la de cualquier jardín y cualquier tarde,
la rosa que resurge de la tenue
ceniza por el arte de la alquimia,
la rosa de los persas y de Ariosto,
la que siempre está sola,
la que siempre es la rosa de las rosas,
la joven flor platónica,
la ardiente y ciega rosa que no canto,
la rosa inalcanzable.



LAS COSAS

El bastón, las monedas, el llavero,
la dócil cerradura, las tardías
notas que no leerán los pocos días
que me quedan, los naipes y el tablero,

un libro y en sus páginas la ajada
violeta, monumento de una tarde
sin duda inolvidable y ya olvidada,
el rojo espejo occidental en que arde

una ilusoria aurora. ¡Cuántas cosas,
láminas, umbrales, atlas, copas, clavos,
nos sirven como tácitos esclavos,

ciegas y extrañamente sigilosas!
Durarán más allá de nuestro olvido;
no sabrán nunca que nos hemos ido.



LABERINTO

No habrá nunca una puerta. Estás adentro
y el alcázar abarca el universo
y no tiene ni anverso ni reverso
ni externo muro ni secreto centro.

No esperes que el rigor de tu camino
que tercamente se bifurca en otro,
que tercamente se bifurca en otro,
tendrá fin. Es de hierro tu destino

como tu juez. No aguardes la embestida
del toro que es un hombre y cuya extraña
forma plural da horror a la maraña

de interminable piedra entretejida.
No existe. Nada esperes. Ni siquiera
en el negro crepúsculo la fiera.

De “Elogio de la sombra”



LÍMITES

De estas calles que ahondan el poniente,
una habrá (no sé cuál) que he recorrido
ya por última vez, indiferente
y sin adivinarlo, sometido

a quien prefija omnipotentes normas
y una secreta y rígida medida
a las sombras, los sueños y las formas
que destejen y tejen esta vida.

Si para todo hay término y hay tasa
y última vez y nunca más y olvido
¿Quién nos dirá de quién, en esta casa,
sin saberlo, nos hemos despedido?

Tras el cristal ya gris la noche cesa
y del alto de libros que una trunca
sombra dilata por la vaga mesa,
alguno habrá que no leeremos nunca.

Hay en el Sur más de un portón gastado
con sus jarrones de mampostería
y tunas, que a mi paso está vedado
como si fuera una litografía.

Para siempre cerraste alguna puerta
y hay un espejo que te aguarda en vano;
la encrucijada te parece abierta
y la vigila, cuadrifonte, Jano.

Hay, entre todas tus memorias,
una que se ha perdido irreparablemente;
no te verán bajar a aquella fuente
ni el blanco sol ni la amarilla luna.

No volverá tu voz a lo que el persa
dijo en su lengua de aves y de rosas,
cuando al ocaso, ante la luz dispersa,
quieras decir inolvidables cosas.

¿Y el incesante Ródano y el lago,
todo ese ayer sobre el cual hoy me inclino?
Tan perdido estará como Cartago
que con fuego y con sal borró el latino.

Creo en el alba oír un atareado
rumor de multitudes que se alejan;
son los que me ha querido y olvidado;
espacio, tiempo y Borges ya me dejan.




LLANEZA

A Haydée Lange

Se abre la verja del jardín
con la docilidad de la página
que una frecuente devoción interroga
y adentro las miradas
no precisan fijarse en los objetos
que ya están cabalmente en la memoria.

Conozco las costumbres y las almas
y ese dialecto de alusiones
que toda agrupación humana va urdiendo.
No necesito hablar
ni mentir privilegios;
bien me conocen quienes aquí me rodean,
bien saben mis congojas y mi flaqueza.
Eso es alcanzar lo más alto,
lo que tal vez nos dará el Cielo:
no admiraciones ni victorias
sino sencillamente ser admitidos
como parte de una Realidad innegable,
como las piedras y los árboles.




LO NUESTRO

Amamos lo que no conocemos, lo ya perdido.
El barrio que fue las orillas.
Los antiguos, que ya no pueden defraudarnos, porque son mito y esplendor.
Los seis volúmenes de Schopenhauer, que no acabaremos de leer.
El recuerdo, no la lectura, de la segunda parte del Quijote.
El oriente, que sin duda no existe para el afghano, el persa o el tártaro.
Nuestros mayores, con los que no podríamos conversar durante un cuarto de hora.
Las cambiantes formas de la memoria, que está hecha de olvido.
Los idiomas que apenas desciframos.
Algún verso latino o sajón, que no es otra cosa que un hábito.
Los amigos que no pueden faltarnos, porque se han muerto.
El ilimitado nombre de Shakespeare.
La mujer que está a nuestro lado y que es tan distinta.
El ajedrez y el álgebra, que no sé.





LO PERDIDO

¿Dónde estará mi vida, la que pudo
haber sido y no fue, la venturosa
o la de triste horror, esa otra cosa
que pudo ser la espada o el escudo

y que no fue? ¿Dónde estará el perdido
antepasado persa o el noruego,
dónde el azar de no quedarme ciego,
dónde el ancla y el mar, dónde el olvido

de ser quién soy? ¿Dónde estará la pura
noche que al rudo labrador confía
el iletrado y laborioso día,

según lo quiere la literatura?
Pienso también en esa compañera
que me esperaba, y que tal vez me espera.




POEMA CONJETURAL

El doctor Francisco Laprida, asesinado el día 23 de septiembre de 1829
por los montoneros de Aldao, piensa antes de morir:

Zumban las balas en la tarde última.
Hay viento y hay cenizas en el viento,
se dispersan el día y la batalla
deforme, y la victoria es de los otros.
Vencen los bárbaros, los gauchos vencen.
Yo, que estudié las leyes y los cánones,
yo, Francisco Narciso de Laprida,
cuya voz declaró la independencia
de estas crueles provincias, derrotado,
de sangre y de sudor manchado el rostro,
sin esperanza ni temor, perdido,
huyo hacia el Sur por arrabales últimos.

Como aquel capitán del Purgatorio
que, huyendo a pie y ensangrentando el llano,
fue cegado y tumbado por la muerte
donde un oscuro río pierde el nombre,
así habré de caer. Hoy es el término.
La noche lateral de los pantanos
me asecha y me demora. Oigo los cascos
de mi caliente muerte que me busca
con jinetes, con belfos y con lanzas.

Yo que anhelé ser otro, ser un hombre
de sentencias, de libros, de dictámenes,
a cielo abierto yaceré entre ciénagas;
pero me endiosa el pecho inexplicable
un júbilo secreto. Al fin me encuentro
con mi destino sudamericano.
A esta ruinosa tarde me llevaba
el laberinto múltiple de pasos
que mis días tejieron desde un día
de la niñez. Al fin he descubierto
la recóndita clave de mis años,
la suerte de Francisco de Laprida,
la letra que faltaba, la perfecta
forma que supo Dios desde el principio.
En el espejo de esta noche alcanzo
mi insospechado rostro eterno. El círculo
se va a cerrar. Yo aguardo que así sea.

Pisan mis pies la sombra de las lanzas
que me buscan. Las befas de mi muerte,
los jinetes, las crines, los caballos,
se ciernen sobre mí … Ya el primer golpe,
ya el duro hierro que me raja el pecho,
el íntimo cuchillo en la garganta.





LOS ENIGMAS

Yo que soy el que ahora está cantando.
Seré mañana el misterioso, el muerto,
el morador de un mágico y desierto
orbe sin antes ni después ni cuándo.

Así afirma la mística. Me creo
indigno del Infierno o de la Gloria,
pero nada predigo. Nuestra historia
cambia como las formas de Proteo.

¿Qué errante laberinto, qué blancura
ciega de resplandor será mi suerte,
cuando me entregue el fin de esta aventura

la curiosa experiencia de la muerte?
Quiero beber su cristalino olvido,
ser para siempre; pero no haber sido.





ROSAS

En la sala tranquila
cuyo reloj austero derrama
un tiempo ya sin aventuras ni asombro
sobre la decente blancura
que amortaja la pasión roja de la caoba,
alguien, como reproche cariñoso,
pronunció el nombre familiar y temido.
La imagen del tirano
abarrotó el instante,
no clara como un mármol en la tarde,
sino grande y umbría
como la sombra de una montaña remota
y conjeturas y memorias
sucedieron a la mención eventual
como un eco insondable.
Famosamente infame
su nombre fue desolación en las casas,
idolátrico amor en el gauchaje
y horror del tajo en la garganta.
Hoy el olvido borra su censo de muertes,
porque son venales las muertes
si las pensamos como parte del Tiempo,
esa inmortalidad infatigable
que anonada con silenciosa culpa las razas
y en cuya herida siempre abierta
que el último dios habrá de restañar el último día,
cabe toda la sangre derramada.
No sé si Rosas
fue sólo un ávido puñal como los abuelos decían;
creo que fue como tú y yo
un hecho entre los hechos
que vivió en la zozobra cotidiana
y dirigió para exaltaciones y penas
la incertidumbre de otros.

Ahora el mar es una larga separación
entre la ceniza y la patria.
Ya toda vida, por humilde que sea,
puede pisar su nada y su noche.
Ya Dios lo habrá olvidado
y es menos una injuria que una piedad
demorar su infinita disolución
con limosnas de odio.




SÁBADOS

Afuera hay un ocaso, alhaja oscura
engastada en el tiempo,
y una honda ciudad ciega
de hombres que no te vieron.
la tarde calla o canta.
Alguien descrucifica los anhelos
clavados en el piano.
Siempre, la multitud de tu hermosura.

A despecho de tu desamor
tu hermosura
prodiga su milagro por el tiempo.
Está en ti la ventura
como la primavera en el hoja nueva.
Ya casi no soy nadie,
soy tan sólo ese anhelo
que se pierde en la tarde.
En ti está la delicia
como está la crueldad en las espadas.





SOY

Soy el que sabe que no es menos vano
que el vano observador que en el espejo
de silencio y cristal sigue el reflejo
o el cuerpo (da lo mismo) del hermano.

Soy, tácitos amigos, el que sabe
que no hay otra venganza que el olvido
ni otro perdón. Un dios ha concedido
al odio humano esta curiosa llave.

Soy el que pese a tan ilustres modos
de errar, no ha descifrado el laberinto
singular y plural, arduo y distinto,

del tiempo, que es de uno y es de todos.
Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.





TANKAS

 “He querido adaptar a nuestra prosodia la estrofa
japonesa que consta de un primer verso de cinco sílabas,
de uno de siete, de uno de cinco y de dos últimos de siete.
Quién sabe cómo sonarán estos ejercicios a oídos orientales.
La forma original prescinde asimismo de rimas”. Borges

1
Alto en la cumbre
todo el jardín es luna,
luna de oro.
Más precioso es el roce
de tu boca en la sombra.

2
La voz del ave
que la penumbra esconde
ha enmudecido.
Andas por tu jardín.
Algo, lo sé, te falta.

3
La ajena copa,
la espada que fue espada
en otra mano,
la luna de la calle,
dime, acaso no bastan?

4
Bajo la luna
el tigre de oro y sombra
mira sus garras.
No sabe que en el alba
han destrozado un hombre.

5
Triste la lluvia
que sobre el mármol cae,
triste ser tierra.
Triste no ser los días
del hombre, el sueño, el alba.

6
No haber caído,
como otros de mi sangre,
en la batalla.
Ser en la vana noche
el que cuenta las sílabas.





UNA DESPEDIDA

Tarde que socavó nuestro adiós.
Tarde acerada y deleitosa y monstruosa como un
                                                                  ángel oscuro.
Tarde cuando vivieron nuestros labios en la desnuda
                                                      intimidad de los besos.
El tiempo inevitable se desbordaba sobre el abrazo inútil.
Prodigábamos pasión juntamente, no para nosotros
                                     sino para la soledad ya inmediata.
Nos rechazó la luz; la noche había llegado con urgencia.
Fuimos hasta la verja en esa gravedad de la sombra
                                                    que ya el lucero alivia.
Como quien vuelve de un perdido prado yo volví de
                                                                         tu abrazo.
como quien vuelve de un país de espadas yo volví
                                                                  de tus lágrimas.
Tarde que dura vívida como un sueño
entre las otras tardes.
Después yo fui alcanzando y rebasando
noches y singladuras.




UNA ROSA

De las generaciones de las rosas
que en el fondo del tiempo se han perdido
quiero que una se salve del olvido,
una sin marca o signo entre las cosas

que fueron. El destino me depara
este don de nombrar por vez primera
esa flor silenciosa, la postrera
rosa que Milton acercó a su cara,

sin verla. Oh tú bermeja o amarilla
o blanca rosa de un jardín borrado,
deja mágicamente tu pasado

inmemorial y en este verso brilla,
oro, sangre o marfil o tenebrosa
como en sus manos, invisible rosa.




VERSOS DE CATORCE

A mi ciudad de patios cóncavos como cántaros
y de calles que surcan las leguas como un vuelo,
a mi ciudad de esquinas con aureola de ocaso
y arrabales azules, hechos de firmamento,

a mi ciudad que se abre clara como una pampa,
yo volví de las viejas tierras antiguas del Occidente
y recobré sus casas y la luz de sus casas
y la trasnochadora luz de los almacenes

y supe en las orillas, del querer, que es de todos
y a punta de poniente desangré el pecho en salmos
y canté la aceptada costumbre de estar solo
y el retazo de pampa colorada de un patio.

Dije las calesitas, noria de los domingos,
y el paredón que agrieta la sombra de un paraíso,
y el destino que acecha tácito, en el cuchillo,
y la noche olorosa como un mate curado.

Yo presentí la entraña de la voz las orillas,
palabra que en la tierra pone el azar del agua
y que da a las afueras su aventura infinita
y a los vagos campitos un sentido de playa.

Así voy devolviéndole a Dios unos centavos
del caudal infinito que me pone en las manos.

FANNY JEM WONG  
  No hay ningún link agregado, que hayan sido ya mandados por más de un usuario a ésta página!

Debe quedarse este link aquí?
Entonces inscríbete aquí:
=> Inscripción
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
DE MIS MANOS BROTARÁN AMAPOLAS ROJAS COMO LA SANGRE 643018 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=