VIENTOS DE OTOŅO POR JEM WONG
FANNY JEM WONG  
  Home
  HOME DE FANNY JEM WONG
  POETAS CONSAGRADOS
  => Poemas de César Vallejo
  => POEMAS DE JORGE LUIS BORGES
  => Poemas de Alejandra Pizarnik
  => Pablo Neruda - "Me gusta cuando callas..." en su voz
  => Víctor Hugo (1802-1885)
  => Recordando a José Watanabe 2
  => Cien sonetos de amor: PABLO NERUDA
  => Blanca Varela
  => BLANCA VARELA 2
  => Victor Hugo (1802-1885) "A UNA MUJER"
  => Ausente por César Vallejo
  => Bordas de hielo por César Vallejo
  => El Pan Nuestro por César Vallejo
  => Epístola a los transeúntes por César Vallejo
  => La rueda del hambriento por César Vallejo
  => Los dados eternos por Cásar Vallejo
  => Los heraldos negros por César Vallejo
  => Masa por César Vallejo
  => Para el alma imposible de mi amada por César Vallejo
  => Piedra negra sobre una piedra blanca por Piedra negra sobre una piedra blanca por César Vallejo
  => Poema para ser leído y cantado por César Vallejo
  => Trilce por César Vallejo
  => POEMAS DE BORGES
  => Poesía de Alfonsina Storni
  => POEMAS AMADO NERVO
  => POEMAS ANTONIO MACHADO
  => POEMAS GABRIELA MISTRAL
  => POEMAS JAIME SABINES
  => POEMAS MARIO BENEDETTI
  => Una Temporada en el Infierno Por Jean Arthur Rimbaud
  => Rostros de vos – Mario Benedetti “Canje y Me sirve y no me sirve”
  => NO TE SALVES POR MARIO BENEDETTI
  => Poemas de Mario Benedetti “SI DIOS FUERA MUJER”
  => D. Mario Benedetti – LO QUE NECESITO DE TI – Voz y montaje musical Manuel Mulciber
  => SELECCIÓN DE POEMAS DE :Juana de Ibarbourou
  => Pablo Neruda y Matilde Urrutia en Atlántida. Una historia de amor clandestino
  => Los versos del Capitán Pablo Neruda
  => TUS MANOS POR PABLO NERUDA
  => LOS DELFINES POR JOSÉ MARÍA EGUREN
  => LA NIñA DE LAMPARA AZUL
  => JULIA PRILUTZKY
  => Selección de Poemas de Alejandra Pizarnik
  => FRAGMENTO DEL POEMA "TE QUIERO" DE MARIO BENEDETTI
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO VII
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO VI
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO V
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO IV
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO II
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO III
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO 1
  => Si dios fuera mujer - Mario Benedetti
  => Una mujer desnuda y en lo oscuro por MARIO BENEDETTI
  => Alejandra Pizarnik - Tangible Ausencia
  => RIMBAUD
  => Tres versiones de Judas-Jorge Luis Borges
  => Tlön, Uqbar, Orbis Tertius -Jorge Luis Borges
  => Odín Jorge Luis Borges y Delia Ingenieros
  => Los dos reyes y los dos laberintos Jorge Luis Borges
  => Las ruinas circulares Jorge Luis Borges
  => La trama -Jorge Luis Borges
  => La intrusa Jorge Luis Borges
  => La casa de Asterión ,Jorge Luis Borges
  => El Aleph Jorge Luis Borges
  => La biblioteca total-Jorge Luis Borges
  => El sur -Jorge Luis Borges
  => El muerto-Jorge Luis Borges
  => El milagro secreto-Jorge Luis Borges
  => El informe de Brodie -Jorge Luis Borges
  => El evangelio según Marcos -Jorge Luis Borges
  => Diálogo sobre un diálogo -Jorge Luis Borges
  => El Suicida - Poema de Borges
  => Ajedrez - Borges
  => Los Espejos. Jorge Luis Borges
  => MIGUEL HERNÁNDEZ 1
  => POESÍA DE OSCAR ACOSTA
  => POESÍA DE RAFAEL ALBERTI
  => POESÍA DE RAFAEL ALBERTI 2
  => POESÍA DE RAFAEL ALBERTI 3
  => Alighieri, Dante
  => Barret, Elizabeth
  => Baudelaire, Charles 1
  => Baudelaire, Charles 2
  => Baudelaire, Charles 3
  => Beckett, Samuel
  => Bécquer, Gustavo Adolfo 1
  => Bécquer, Gustavo Adolfo 3
  => Bécquer, Gustavo Adolfo 2
  => Borges, Jorge Luis 2
  => Borges, Jorge Luis 3
  => Breton, André
  => Breton, André 2
  => Cernuda, Luis 1
  => Cernuda, Luis 2
  => Cortazar, Julio 1
  => Cortazar, Julio 2
  => Darío, Ruben 1
  => Eguren, José María
  => Girondo, Oliverio
  => Girondo, Oliverio 2
  => Guillén, Nicolás
  => Hernández, Miguel 1
  => Hernández, Miguel 2
  => Hesse, Herman
  => Ibarbourou, Juana de
  => Lihn, Enrique
  => Machado, Antonio 1
  => Machado Antonio 2
  => Martí, José 1
  => Martí, José 2
  => Mello Breyner A., Sophia de
  => Mistral, Gabriela 1
  => Mistral, Gabriela 2
  => Mistral, Gabriela 3
  => Molinari, Ricardo E.
  => Neruda, Pablo 1
  => Neruda, Pablo 2
  => Neruda, Pablo 3
  => Neruda, Pablo 4
  => Nervo, Amado 1
  => Nervo, Amado 2
  => Paz, Octavio 1
  => Paz, Octavio 2
  => Rimbaud, Arthur 1
  => Schiller, Friedrich
  => Scorza, Manuel
  => Shakespeare, William
  => Sologuren, Javier
  => Storni, Alfonsina 1
  => STORNI , ALFONSINA 2
  => Storni , Alfonsina 3
  => Unamuno, Miguel de
  => Vallejo, César
  => Vega, Garcilaso de la
  => Watanabe, José
  => Wilde, Oscar
  => Whitman, Walt
  => Wolfe, Roger
  => La Higuera de Juana de Ibarbourou
  => FEDERICO GARCÍA LORCA
  => Bécquer, Gustavo Adolfo
  => Wislawa Szymborska Entrevista a una Premio Nobel Por Félix Romeo
  => Cuando nuestras dos Almas por Elizabeth Barret Browning
  => Cesare Pavese - Lavorare stanca
  => TUS MANOS - Poema de Pablo Neruda.- Olga Manzano y Manuel Picón
  => OFELIA ---- RIMBAUD - WAGNER (poema)
  => Jaime Sabines "No es que muera de amor"
  => TU CUERPO - PABLO NERUDA - Olga Manzano y Manuel Picón
  => Musica & Poesia: ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO - Rafael de Leon
  => Mario H. Russo - Tu Nombre de Jaime Sabines
  => MARIO BENEDETTI - SOLEDADES
  => CANSANCIO POR ALFONSINA STORNI
  => FEDERICO GARCÍA LORCA MADRIGAL APASIONADO
  => ME DIJO UNA TARDE ANTONIO MACHADO
  => ALBERTO CORTEZ YO SOY UN SER HUMANO
  => MIGUEL HERNANDEZ
  => JUAN RAMON JIMENEZ LAS TARDES DE ENERO
  => LUIS CERNUDA
  => LEON FELIPE CREDO
  => SI TÚ ME DICES VEN POR AMADO NERVO
  => GERARDO DIEGO ADENTRO, MAS ADENTRO...
  => VICENTE ALEIXANDRE DESPUÉS DEL AMOR
  => LA TRAE UN CUERVO POR RAMÓN DEL VALLE INCLÁN
  => LOPE DE VEGA RIMAS SAGRADAS
  => PAUL VERLAINE NEVERMORE
  => EMILY DICKINSON MORIR NO DUELE MUCHO...
  => CANTO A MÍ MISMO POR WALT WHITMAN
  => ROSALÍA DE CASTRO HOJAS MARCHITAS
  => OSCAR WILDE
  => POEMA DEL RENUNCIAMIENTO JOSÉ ANGEL BUESA
  => LEOPOLDO LUGONES LA BLANCA SOLEDAD
  => BLAS DE OTERO TÚ, QUE HIERES
  => RUBEN DARÍO
  => GABRIELA MISTRAL AUSENCIA
  => ANDRES ELOY BLANCO QUERER
  => EDGAR ALLAN POE
  => PERCEY BYSSHE SHELLEY
  => GUY DE MAUPASSANT
  => JULIO CORTÁZAR
  => ALVARO MUTIS
  => SALVATORE QUASIMODO
  => OLIVERIO GIRONDO
  => CONRAD AIKEN
  => CRUZ SALMERON ACOSTAna
  => JACINTO BENAVENTE
  => ARMANDO BUSCARINI
  => JEAN COCTEAU UN AMIGO DUERME
  => JOHN CLARE
  => JOHANN WOLFGANG VON GOETHE
  => MANUEL MACHADO
  => ENRIQUE LIHN
  => ANGEL GONZALEZ CARTA SIN DESPEDIDA
  => CESARE PAVESE
  => LUIS LOPEZ ANGLADA
  => RAMON DE CAMPOAMOR
  => FRANCISCO LUIS BERNARDEZ
  => ESTEBAN ECHEVERRÍA
  => DAMASO ALONSO
  => Título de la nueva página
  => FRANCISCO VILLAESPESA
  => SONETO DE AMOR POR LUIS LOPEZ ANGLADA
  => EDWARD ESTLIN CUMMINGS
  => VINICIUS DE MORAES
  => FEDERICO BALART Pliego-Murcia, 1831 - 1905
  => DELMIRA AGUSTINI
  => MIGUEL OTERO SILVA
  => JULIO AUMENTE
  => PAUL VALÉRY
  => JOHN KEATS TEN COMPASIÓN, AMOR
  => ENRIQUE MOLINA
  => JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD
  => BALDOMERO FERNANDEZ MORENO
  => Rodolfo Usigli
  => MANUEL ACUÑA
  => ANNA AJMATOVA
  => JOSE ALBI
  => CLARIBEL ALEGRÍA
  => MANUEL ALONSO ALCALDE
  => MANUEL ALVAREZ ORTEGA LOS OLVIDADOS DÍAS
  => FRANCISCO ALVAREZ HIDALGO BESOS DORMIDOS
  => MARIA ELENA WALSH
  => ELENA ANDRÉS
  => MANUEL ALTOAGUIRRE
  => RAFAEL ALBERTI PARAÍSO PERDIDO
  => EUGENIO DE ANDRADE
  => JULIO VERNE LA MUERTE
  => MANUEL JOSÉ ARCE
  => LOUIS ARAGON
  => TUDOR ARGHEZZI
  => JEAN ARP
  => ANTONIN ARTAUD LOS ENFERMOS Y LOS MÉDICOS
  => CLEMENTINA ARDERIU
  => MARÍA VICTORIA ATENCIA
  => MIGUEL ARTECHE
  => MAX AUB
  => ENRIQUE AZCOAGA
  => GUILHERME DE ALMEIDA
  => FERNANDO ARBELAEZ
  => IGNACIO ANZOÁTEGUI MONÓLOGO DEL AMOR QUE NO QUIERE AMAR
  => MARCOS ANA MI CORAZÓN ES PATIO
  => JOSÉ BATLLÓ TAL VEZ UN DIA TE MUERAS
  => BERTOL BRECHT CONTRA LA SEDUCCIÓN
  => MARÍA BENEYTO ESTE DÍA…
  => ELIZABETH BARRETT BROWNING ALÉJATE DE MÍ...
  => CHARLES BAUDELAIRE
  => JAVIER DE BENGOECHEA SEGURO OTOÑO
  => OLAVO BILAC
  => MANUEL BANDEIRA MADRIGAL MELANCÓLICO
  => EMMA BARRANDEGUY PALABRAS PARA TU OÍDO
  => ALFREDO BUFANO SONETO DEL DIVINO AMOR
  => LORD BYRON CUANDO NOS SEPARAMOS...
  => CHARLES BUKOWSKI FUERA DE LOS BRAZOS DE UN AMOR...
  => MANUEL DEL CABRAL
  => HILARION CABRISAS LA LÁGRIMA INFINITA
  => CARLOS BOUSOÑO ALGO EN MI SANGRE ESPERA TODAVÍA...
  => ESTHER DE CÁCERES NO PASARÁS POR EL CAMINO
  => ALFONSO CANALES RAZÓN DE AMOR
  => JOSÉ LUIS CANO TIEMPO DEL AMOR
  => GABRIEL CELAYA APASIONADAMENTE
  => EDUARDO MARQUINA
  => ENRIQUE CADÍCAMO
  => PEDRO SALINAS HORIZONTAL, SÍ TE QUIERO
  => JOSE ASUNCION SILVA ¿RECUERDAS?
  => EDUARDO CARRANZA ES MELANCOLÍA
  => EVARISTO CARRIEGO TU SECRETO
  => JOSEFINA CONTIJOCH CONFESIÓN DE AMOR
  => ALEJANDRO CASONA EL MILAGRO PEQUEÑO
  => JUAN CARLOS DÁVALOS HOGAR
  => JAIME FERRAN A CONTRACORAZÓN
  => BEATRIZ DOMINGUEZ MILLA
  => JOAQUÍN DICENTA LUJURIA
  => OVIDIO FERNÁNDEZ RÍOS TU CUERPO
  => ANGEL FALCO SÚPLICA
  => ANGELA FIGUERA AYMERICH CARNE DE MI AMANTE
  => SI DIOS FUERA MUJER DE MARIO BENEDETTI AUDIO
  => Mario H. Russo - Los ojos de mi Princesa
  => REGALOS DEL CAZADOR DE VERSOS JUNIO 2011-
  => FACUNDO CABRAL TU CANTO SERÁ ETERNO
  => Mario H. Russo - OTRA de Manuel Machado
  => Poemas de Mahmud Darwish
  => ANOCHE LA VI EN EL SUEÑO POR YANG SHEN
  => POR SIEMPRE BENEDETTI
  => PABLO NERUDA
  => POR SIEMPRE MARIO BENEDETTI EN EL TERCER ANIVERSARIO DE SU MUERTE
  => POESÍA DE JAIME SABINES
  => Tu risa’, de Pablo Neruda
  => Alejandra Pizarnik - Tangible Ausencia.
  => BENEDETTI "No te salves"
  => ETERNAMENTE BENEDETTI ¿Qué les queda por hacer a los jóvenes?
  => Mario Benedetti (Estados de ánimo, Chau número tres, Viceversa)
  => POR SIEMPRE BENEDETTI "Te quiero"
  => Hesse, Herman ( 1877-1962 )
  => Pablo Neruda - Oda al hombre sencillo
  => EL MAL POR ARTHUR RIMBAUD
  => Homenaje a Mahmoud Darwish
  => FRASES Y POEMAS DE MAHMOUD DARWISH – “A MI MADRE”
  => FRASES Y POEMAS DE MAHMOUD DARWISH – HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DE GAZA
  => ALFONSINA STORNI POEMAS Y FRAGMENTOS ILUSTRADOS
  => VERRA' LA MORTE E AVRA' I TUOI OCCHI Cesare Pavese
  => Poemas de Gustavo Adolfo Bécquer
  => LOS HOMBRES A LAS MUJERES por Elsy Alpire Vaca
  => LA POBREZA POR PABLO NERUDA
  => LAS VIDAS POR PABLO NERUDA
  => ¡ Que pena ! de León Felipe, poeta español
  => Quemar las Naves por Mario Benedetti
  => Consternados, rabiosos de Mario Benedetti
  => Frases y poemas de Mahmud Darwish
  => FRASES Y POEMAS DE MAHMOUD DARWISH – HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DE GAZA-
  => FRASES Y POEMAS DE MAHMOUD DARWISH- – “A MI MADRE”
  => POETA NACIONAL DE PALESTINA MAHMOUD DARWISH
  => CHARLES BAUDELAIRE:EL LETEO
  => TE DESNUDAS IGUAL POR JAIME SABINES
  => TU CUERPO ESTA A MI LADO POR JAIME SABINES
  => CHARLES BAUDELAIRE: CIELO NEBLINOSO
  => LA MIRADA POR ALFONSINA STORNI
  => COMO UN SUDARIO‏ POR WALTER FAILA
  => La Insoportable levedad del ser de Milan Kundera
  => CHARLES BAUDELAIRE: LA CAMPANA HENDIDA
  => Jaime Sabines, me preocupa el televisor
  => La trama -Jorge Luis Borges.
  => NIZAR QABBANI POESÍA ÁRABE
  => POEMAS DE NERUDA ILUSTRADOS
  => Nizar Qabani. Colecciones de amor
  => CHARLES BAUDELAIRE: EL GATO
  => CHARLES BAUDELAIRE: ¿QUÉ DIRÁS ESTA NOCHE, POBRE ALMA SOLITARIA?
  => CHARLES BAUDELAIRE:A LA QUE ES DEMASIADO ALEGRE
  => ¿QUÉ PUTAS PUEDO? POR JAIME SABINES
  => A HELENA POR EDGARD ALLAN POE
  => ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO POR RAFAEL DE LEÓN
  => POEMAS ILUSTRADOS DR MARCO MARTOS
  => POESÍA ÁRABE Y TRADUCCIONES DE YASSIN KAOUD.
  => --POESÍA ÁRABE Y TRADUCCIONES DE YASSIN KAOUD--
  => POEMAS ILUSTRADOS DR. MARCO MARTOS
  => El testamento por John Donne
  => LOS PÁJAROS NO AMAN POR JOSÉ ANTONIO MASOLIVER ESPAÑA, 1939
  => NIZAR QABBANI POESÍA ÁRABE .
  => POESÍA ILUSTRADA DE JAIME SABINES
  => Martha Rivera-Garrido : No te enamores de una mujer...
  => VIRINGO POR MARCO MARTOS
  => PARA COMPARTIR CITAS Y VERSOS ILUSTRADOS DE MARIO BENEDETTI*
  => VERSOS Y CITAS ILUSTRADAS DE MARIO BENEDETTI**
  => POEMAS Y CITAS DE MARIO BENEDITTI ILUSTRADAS***
  => GABRIELA MISTRAL - BESOS - " hay besos por prohibidos, verdaderos. Hay besos que calcinan y que hieren"
  => Poemas de Alejandra Pizarnik*
  => HOJAS SECAS POR MANUEL ACUÑA
  => LA TUMBA ROBERT BLAIR (1699-1746)
  => JORGE GAITÁN DURÁN - SI MAÑANA DESPIERTO
  => CONSAGRADOS:FRASES , PENSAMIENTOS , VERSOS , CITAS CELEBRES ILUSTRADOS
  => POESÍA DE ANAIS NIN*
  => POEMAS DEL DR. MARCO MARTOS*
  => ALEJANDRA PIZARNIK POEMAS ILUSTRADOS
  => LI PO EL POETA MÁS GRANDE DE CHINA
  => PABLO NERUDA - TE QUIERO AL ALBA " desnuda y blanca, como una estatua nacida en la oscuridad, como una rosa entre mis manos"
  => ANTES DE AMARTE, AMOR MÍO - PABLO NERUDA
  => POEMAS ILUSTRADOS DR MARCO MARTOS UNMSM**
  Libro de visitantes
  Contacto
  ALBÚM
  NOTICIAS - EVENTOS - CONGRESOS -EDUCACIÓN -UNIVERSIDADES- ARTE- ENTREVISTAS-INVITACIONES
  CARTAS DE AMOR
  ENSAYOS , ARTÍCULOS , TEXTOS LIBRES
  "ESTACIONES" RECOPILACIÓN DE POESÍA ORIENTAL
  POESÍA SENSUAL , APASIONADA , EROTICA , SUGESTIVA
  POESÍA DE DOLOR, ANGUSTIA , AUSENCIA , DESOLACIÓN Y TRISTEZA
  POESÍAS DE WALTER FAILA
  LAS COSAS QUE DISFRUTO
  RECONOCIMIENTOS OTORGADOS A MIS POEMAS
  PARA MIS AMIGOS POETAS
  DUETOS Y MIX DE POESÍAS
  POEMAS DE AMISTAD Y DEDICATORIAS
  POESÍA MALDITA , BILIS NEGRA , DELIRIO , RABIA , IRA , MUERTE , DESOLACIÓN , LOCURA
  POESÍA PROTESTA , URBANA , SOCIAL
  POESÍA DE DESAMOR , DESILUSIÓN , SILENCIOS Y ESPERAS
  SENTIMIENTOS : ALEGRÍA , ESPERANZA, FUERZA OTROS
  POESÍA A LA FAMILIA
  POEMAS DE AMOR
  DEDICADOS Y HOMENAJES
  POEMAS EXISTENCIALES - POEMAS REFLEXIVOS - LOCURAS POÉTICAS
  REGALOS Y SALUDOS DE MIS AMIGOS POETAS
  SUEÑOS , PESADILLAS ,CUENTO Y RELATOS
  RETAZOS DEL ALMA : DIARIO
  *HAIKUS
  MI AMIGA LIDIA ESCRIBIÓ : MENINA
  RECOPILACIÓN DE POESÍA ORIENTAL
  MIS ENLACES
  FANNY JEM WONG DICE: HOLA DESDE LA PROVINCIA CONSTITUCIONAL DEL CALLAO -LIMA PERÚ
  "Báthory"Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón
  DIRECCIONES DE MIS POEMAS EN FLASCH Y EN PPT CON MÚSICA
  FANNY JEM WONG MI CANAL DE YOUTUBE
  MIS VIDEOS
  WORLDTV.COM JEMWONG
  RECUERDOS DE MIS COMPAÑEROS DE TRABAJO Y ALUMNOS
  MIGUEL DE UNAMUNO MORIR SOÑANDO
  TEMAS DE PSICOLOGÍA Y EDUCACIÓN
  HAIKU 俳句 (de Masumi Kato)
  COSAS LINDAS PARA COMPARTIR
  “AN GAN EL GUARDIÁN DEL TEMPLO” I - POR FANNY JEM WONG
  Lista top
  - FANNY JEM WONG VERSOS, FRASES, CITAS ILUSTRADOS-
  ---CITAS ,FRASES , PENSAMIENTOS Y POEMAS ILUSTRADOS---
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS***
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS*****
  La Municipalidad de Lima rinde Homenaje Víctor Merino, músico, compositor y pianista peruano.
  FRASES , PENSAMIENTOS , FOTOGRAFÍAS Y VERSOS CORTOS
  PINTURA , ESCULTURA , DIBUJOS , ILUSTRACIONES
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS, POEMAS Y OTRAS CURIOSIDADES ILUSTRADAS *****
  ***FRASES , PENSAMIENTOS , VERSOS , CITAS CELEBRES ILUSTRADOS***
  *CITAS, FRASES, PENSAMIENTOS, RETAZOS DEL ALMA Y POEMAS ILUSTRADOS POR FANNY JEM WONG
  POESÍA ÁRABE TRADUCCIONES DE YASSIN KAOUD**
  SOBRE COACHING
  MARCO GERARDO MARTOS CARRERA POETA PERUANO
  CARTA LÍRICA A OTRA MUJER Alfonsina Storni
  LA CARTA FUE ESCRITA PARA SU HIJA LIESERL
Neruda, Pablo 3


Neruda, Pablo


Al golpe de la ola

Al golpe de la ola contra la piedra indócil
la claridad estalla y establece su rosa
y el círculo del mar se reduce a un racimo,
a una sola gota de sal azul que cae.

Oh radiante magnolia desatada en la espuma,
magnética viajera cuya muerte florece
y eternamente vuelve a ser y a no ser nada:
sal rota, deslumbrante movimiento marino.

Juntos tú y yo, amor mío, sellamos el silencio,
mientras destruye el mar sus constantes estatuas
y derrumba sus torres de arrebato y blancura,

porque en la trama de estos tejidos invisibles
del agua desbocada, de la incesante arena,
sostenemos la única y acosada ternura.

 


Amor América

Antes de la peluca y la casaca
fueron los ríos, ríos arteriales:
fueron las cordilleras, en cuya onda raída
el cóndor o la nieve parecían inmóviles:
fue la humedad y la espesura, el trueno
sin nombre todavía, las pampas planetarias.

El hombre tierra fue, vasija, párpado
del barro trémulo, forma de la arcilla,
fue cántaro caribe, piedra chibcha,
copa imperial o sílice araucana.
Tierno y sangriento fue, pero en la empuñadura
de su arma de cristal humedecido,
las iniciales de la tierra estaban
escritas.
Nadie pudo
recordarlas después: el viento
las olvidó, el idioma del agua
fue enterrado, las claves se perdieron
o se inundaron de silencio o sangre.

No se perdió la vida, hermanos pastorales.
Pero como una rosa salvaje
cayó una gota roja en la espesura
y se apagó una lámpara de tierra.

Yo estoy aquí para contar la historia.
Desde la paz del búfalo
hasta las azotadas arenas
de la tierra final, en las espumas
acumuladas de la luz antártica,
y por las madrigueras despeñadas
de la sombría paz venezolana,
te busqué, padre mío,
joven guerrero de tiniebla y cobre,
oh tú, planta nupcial, cabellera indomable,
madre caimán, metálica paloma.

Yo, incásico del légamo,
toqué la piedra y dije:
Quién
me espera? Y apreté la mano
sobre un puñado de cristal vacío,
Pero anduve entre flores zapotecas
y dulce era la luz como un venado,
y era la sombra como un párpado verde.

Tierra mía sin nombre, sin América,
estambre equinoccial, lanza de púrpura,
tu aroma me trepó por las raíces
hasta la copa que bebía, hasta la más delgada
palabra aún no nacida de mi boca.

 

Amor, cuántos caminos hasta llegar a un beso…

Amor, cuántos caminos hasta llegar a un beso,
qué soledad errante hasta tu compañía!
Siguen los trenes solos rodando con la lluvia.
En Taltal no amanece aún la primavera.

Pero tú y yo, amor mío, estamos juntos,
juntos desde la ropa a las raíces,
juntos de otoño, de agua, de caderas,
hasta ser sólo tú, sólo yo juntos.

Pensar que costó tantas piedras que lleva el río,
la desembocadura del agua de Boroa,
pensar que separados por trenes y naciones

tú y yo teníamos que simplemente amarnos,
con todos confundidos, con hombres y mujeres,
con la tierra que implanta y educa los claveles.

 

Amor mío, si muero y tú no mueres…

Amor mío, si muero y tú no mueres,
no demos al dolor más territorio:
amor mío, si mueres y no muero,
no hay extensión como la que vivimos.

Polvo en el trigo, arena en las arenas
el tiempo, el agua errante, el viento vago
nos llevó como grano navegante.
Pudimos no encontrarnos en el tiempo.

Esta pradera en que nos encontramos,
oh pequeño infinito! devolvemos.
Pero este amor, amor, no ha terminado,

y así como no tuvo nacimiento
no tiene muerte, es como un largo río,
sólo cambia de tierras y de labios.


 

Barcarola

Si solamente me tocaras el corazón,
si solamente pusieras tu boca en mi corazón,
tu fina boca, tus dientes,
si pusieras tu lengua como una flecha roja
allí donde mi corazón polvoriento golpea,
si soplaras en mi corazón, cerca del mar, llorando,
sonaría con un ruido oscuro,
con sonido de ruedas de tren con sueño,
como aguas vacilantes,
como el otoño en hojas,
como sangre,
con un ruido de llamas húmedas quemando el cielo,
sonando como sueños o ramas o lluvias,
o bocinas de puerto triste,
si tú soplaras en mi corazón cerca del mar,
como un fantasma blanco,
al borde de la espuma,
en mitad del viento,
como un fantasma desencadenado,
a la orilla del mar, llorando.

Como ausencia extendida, como campana súbita,
el mar reparte el sonido del corazón,
lloviendo, atardeciendo, en una costa sola:
la noche cae sin duda,
y su lúgubre azul de estandarte en naufragio
se puebla de planetas de plata enronquecida.

Y suena el corazón como un caracol agrio,
llama, oh mar, oh lamento, oh derretido espanto
esparcido en desgracias y olas desvencijadas:
de lo sonoro el mar acusa
sus sombras recostadas, sus amapolas verdes.

Si existieras de pronto, en una costa lúgubre,
rodeada por el día muerto,
frente a una nueva noche,
llena de olas,
y soplaras en mi corazón de miedo frío,
soplaras en la sangre sola de mi corazón,
soplaras en su movimiento de paloma con llamas,
sonarían sus negras sílabas de sangre,
crecerían sus incesantes aguas rojas,
y sonaría, sonaría a sombras,
sonaría como la muerte,
llamaría como un tubo lleno de viento o llanto,
o una botella echando espanto a borbotones.

Así es, y los relámpagos cubrirían tus trenzas
y la lluvia entraría por tus ojos abiertos
a preparar el llanto que sordamente encierras,
y las alas negras del mar girarían en torno
de ti, con grandes garras, y graznidos, y vuelos.

¿Quieres ser el fantasma que sople, solitario,
cerca del mar su estéril, triste instrumento?
Si solamente llamaras,
su prolongado son, su maléfico pito,
su orden de olas heridas,
alguien vendría acaso,
alguien vendría,
desde las cimas de las islas,
desde el fondo rojo del mar,
alguien vendría, alguien vendría.

Alguien vendría, sopla con furia,
que suene como sirena de barco roto,
como lamento,
como un relincho
en medio de la espuma y la sangre,
como un agua feroz mordiéndose y sonando.

En la estación marina
su caracol de sombra circula como un grito,
los pájaros del mar lo desestiman y huyen,
sus listas de sonido, sus lúgubres barrotes
se levantan a orillas del océano solo.

De noche, amada, amarra tu corazón al mío…

De noche, amada, amarra tu corazón al mío
y que ellos en el sueño derroten las tinieblas
como un doble tambor combatiendo en el bosque
contra el espeso muro de las hojas mojadas.

Nocturna travesía, brasa negra del sueño
interceptando el hilo de las uvas terrestres
con la puntualidad de un tren descabellado
que sombra y piedras frías sin cesar arrastrara.

Por eso, amor, amárrame el movimiento puro,
a la tenacidad que en tu pecho golpea
con las alas de un cisne sumergido,

para que a las preguntas estrelladas del cielo
responda nuestro sueño con una sola llave,
con una sola puerta cerrada por la sombra.}

 

El amor

XI
El firme amor, me diste con tus dones.
Vino a mí la ternura que esperaba
y me acompaña la que lleva el beso
más profundo a mi boca.

No pudieron
apartarla de mí las tempestades
ni las distancias agregaron tierra
al espacio de amor que conquistamos.

Cuando antes del incendio, entre las mieses
de España apareció tu vestidura,
yo fui doble nación, luz duplicada,
y la amargura resbaló en tu rostro
hasta caer sobre piedras perdidas.

De un gran dolor, de arpones erizados
desemboqué en tus aguas, amor mío,
como un caballo que galopa en medio
de la ira y la muerte, y lo recibe
de pronto una manzana matutina,
una cascada de temblor silvestre.

Desde entonces, amor, te conocieron
los páramos que hicieron mi conducta,
el océano oscuro que me sigue
y los castaños del Otoño inmenso.

¿Quién no te vio, amorosa, dulce mía,
en la lucha, a mi lado, como una
aparición, con todas las señales
de la estrella? ¿Quién, si anduvo
entre las multitudes a buscarme,
porque soy grano del granero humano,
no te encontró, apretada a mis raíces,
elevada en el canto de mi sangre?

No sé, mi amor, si tendré tiempo y sitio
de escribir otra vez tu sombra fina
extendida en mis páginas, esposa:
son duros estos días y radiantes,
y recogemos de ellos la dulzura
amasada con párpados y espinas.

Ya no sé recordar cuando comienzas:
estabas antes del amor,
venías con todas las esencias del destino,
y antes de ti, la soledad fue tuya,
fue tal vez tu dormida cabellera.

Hoy, copa de mi amor, te nombro apenas,
título de mis días, adorada,
y en el espacio ocupas como el día
toda la luz que tiene el universo.

 

El deshabitado

Estación invencible! En los lados del cielo un pálido cierzo se acumulaba, un aire desteñido
e invasor, y hacia todo lo que los ojos abarcaban, como una espesa leche, como una cortina endurecida existía, continuamente.
De modo que el ser se sentía aislado, sometido a esa extraña substancia, rodeado de un cielo próximo, con el mástil quebrado frente a un litoral blanquecino, abandonado de lo sólido,
frente a un transcurso impenetrable y en una casa de niebla. Condenación y horror! De haber estado herido y abandonado, o haber escogido las arañas, el luto y la sotana. De haberse
emboscado, fuertemente ahíto de este mundo, y de haber conversado sobre esfinges y oros y fatídicos destinos. De haber amarrado la ceniza al traje cotidiano, y haber besado el origen
terrestre con su sabor a olvido. Pero no. No.
Materias frías de la lluvia que caen sombríamente, pesares sin resurrección, olvido. En mi alcoba sin retratos, en mi traje sin luz, cuánta cabida eternamente permanece, y el lento
rayo recto del día cómo se condensa hasta llegar a ser una sola gota oscura.
Movimientos tenaces, senderos verticales a cuya flor final a veces se asciende, compañías suaves o brutales, puertas ausentes! Como cada día un pan letárgico, bebo de un agua aislada!
Aúlla el cerrajero, trota el caballo, el caballejo empapado en lluvia, y el cochero de largo látigo tose, el condenado! Lo demás, hasta muy larga distancia permanece inmóvil, cubierto por el mes de junio y sus vegetaciones mojadas, sus animales callados, se unen como olas. Sí, qué mar de invierno, qué dominio sumergido trata de sobrevivir, y, aparentemente muerto,
cruza de largos velámenes mortuorios esta densa superficie?
A menudo, de atardecer acaecido, arrimo la luz a la ventana, y me miro, sostenido por maderas miserables, tendido en la humedad como un ataúd envejecido, entre paredes
bruscamente débiles. Sueño, de una ausencia a otra, y a otra distancia, recibido y amargo.

 

En vano te buscamos

No, nadie reunirá tu firme forma,
ni resucitará tu arena ardiente,
no volverá tu boca a abrir su doble pétalo,
ni se hinchará en tus senos la blanca vestidura.

La soledad dispuso sal, silencio, sargazo,
y tu silueta fue comida por la arena,
se perdió en el espacio tu silvestre cintura,
sola, sin el contacto del jinete imperioso
que galopó en el fuego hasta la muerte.

 

 

Es bueno, amor, sentirte cerca de mí en la noche…

Es bueno, amor, sentirte cerca de mí en la noche,
invisible en tu sueño, seriamente nocturna,
mientras yo desenredo mis preocupaciones
como si fueran redes confundidas.

Ausente, por los sueños tu corazón navega,
pero tu cuerpo así abandonado respira
buscándome sin verme, completando mi sueño
como una planta que se duplica en la sombra.

Erguida, serás otra que vivirá mañana,
pero de las fronteras perdidas en la noche,
de este ser y no ser en que nos encontramos

algo queda acercándonos en la luz de la vida
como si el sello de la sombra señalara
con fuego sus secretas criaturas.

España en el corazón

 

Madrid 1936

 

Madrid, sola y solemne.
Julio te sorprendió con tu alegría de panal pobre.
Clara era tu calle, claros eran tus sueños.
Un hipo negro,
una ola de sotanas rabiosas
rompió entre tus rodillas sus cenegales aguas,
sus ríos de gargajos.
Con los ojos heridos todavía de sueño,
con escopetas y piedras,
Madrid, recién herida,
te defendiste,
corrías por las calles dejando estelas de tu santa sangre,
lamiendo y llamando con una voz de océano
con un rostro cambiado para siempre
por la luz de la sangre
como una vengadora montaña
como una silbante estrella de cuchillos.

Cuando en la sacristía de la traición
entró tu espada ardiendo,
no hubo sino silencio de amanecer,
no hubo sino tu paso de banderas
y una honorable gota de sangre en tu sonrisa.

Preguntaréis: ¿ Dónde están las lilas?
Y la metafísica cubierta de amapolas?
Y la lluvia que a menudo golpeaba
sus palabras llenándolas
de agujeros y pájaros?

Os voy a contar todo lo que me pasa.

Yo vivía en un barrio
de Madrid, con campanas,
con relojes, con árboles.

Desde allí se veía
el rostro seco de Castilla
como un océano de cuero.
Mi casa era llamada
la casa de las flores, porque por todas partes
estallaban geranios: era
una bella casa
con perros y chiquillos.
Raúl, te acuerdas?
Te acuerdas, Rafael?
Federico, te acuerdas
debajo de la tierra,
te acuerdas de mi casa con balcones en donde
la luz de junio ahogaba flores en tu boca?
Hermano, hermano!

Todo
eran grandes voces, sal de mercaderías,
aglomeraciones de pan palpitante,
mercados de mi barrio de Arguelles con su estatua
como un tintero pálido entre las merluzas:
el aceite llegaba a las cucharas,
un profundo latido
de pies y manos llenaba las calles,
metros, litros, esencia
aguda de la vida,
pescados hacinados,
contextura de techos con sol frío en el cual
la flecha se fatiga,
delirante marfil fino de las patatas,
tomates repetidos hasta el mar.

Y una mañana todo estaba ardiendo
y una mañana las hogueras
salían de la tierra
devorando seres,
y desde entonces fuego,
pólvora desde entonces,
y desde entonces sangre.

Bandidos con aviones y con moros,
bandidos con sortijas y duquesas,
bandidos con frailes negros bendiciendo
venían por el cielo a matar niños,
y por las calles la sangre de los niños
corría simplemente, como sangre de niños.

Chacales que el chacal rechazaría,
piedras que el cardo seco mordería escupiendo,
víboras que las víboras odiaran!

Frente a vosotros he visto la sangre
de España levantarse
para ahogaros en una sola ola
de orgullo y de cuchillos!

Generales
traidores:
mirad mi casa muerta,
mirad España rota:
pero de cada casa muerta sale metal ardiendo
en vez de flores,
pero de cada hueco de España
sale España,
pero de cada niño muerto sale un fusil con ojos,
pero de cada crimen nacen balas
que os hallarán un día el sitio
del corazón.

Preguntaréis por qué su poesía
no nos habla del sueño, de las hojas,
de los grandes volcanes de su país natal?

Venid a ver la sangre por las calles
venid a ver
la sangré por las calles,
venid a ver la sangre
por las calles!

Del libro “España en el corazón”. Himno a las glorias en guerra (1936-1937)

 

Galope muerto

Como cenizas, como mares poblándose,
en la sumergida lentitud, en lo informe,
o como se oyen desde el alto de los caminos
cruzar las campanadas en cruz,
teniendo ese sonido ya aparte del metal,
confuso, pesando, haciéndose polvo
en el mismo molino de las formas demasiado lejos,
o recordadas o no vistas,
y el perfume de las ciruelas que rodando a tierra
se pudren en el tiempo, infinitamente verdes.

Aquello todo tan rápido, tan viviente,
inmóvil sin embargo, como la polea loca en sí misma,
esas ruedas de los motores, en fin.
Existiendo como las puntadas secas en las costuras del árbol,
callado, por alrededor, de tal modo,
mezclando todos los limbos sus colas.
Es que de dónde, por dónde, en qué orilla?
El rodeo constante, incierto, tan mudo,
como las lilas alrededor del convento,
o la llegada de la muerte a la lengua del buey
que cae a tumbos, guardabajo, y cuyos cuernos quieren sonar.

Por eso, en lo inmóvil, deteniéndose, percibir,
entonces, como aleteo inmenso, encima,
como abejas muertas o números,
ay, lo que mi corazón pálido no puede abarcar,
en multitudes, en lágrimas saliendo apenas,
y esfuerzos humanos, tormentas,
acciones negras descubiertas de repente
como hielos, desorden vasto,
oceánico, para mí que entro cantando
como con una espada entre indefensos.

Ahora bien, de qué está hecho ese surgir de palomas
que hay entre la noche y el tiempo, como una barranca húmeda?
Ese sonido ya tan largo
que cae listando de piedras los caminos,
más bien, cuando sólo una hora
crece de improviso, extendiéndose sin tregua.

Adentro del anillo del verano
una vez los grandes zapallos escuchan,
estirando sus plantas conmovedoras,
de eso, de lo que solicitándose mucho,
de lo lleno, obscuros de pesadas gotas.

 


Juntos nosotros

Qué pura eres de sol o de noche caída,
qué triunfal desmedida tu órbita de blanco,
y tu pecho de pan, alto de clima,
tu corona de árboles negros, bienamada,
y tu nariz de animal solitario, de oveja salvaje
que huele a sombra y a precipitada fuga tiránica.
Ahora, qué armas espléndidas mis manos,
digna su pala de hueso y su lirio de uñas.
y el puesto de mi rostro, y el arriendo de mi alma
están situados en lo justo de la fuerza terrestre.

Qué pura mi mirada de nocturna influencia,
caída de ojos oscuros y feroz acicate,
mi simétrica estatua de piernas gemelas
sube hacia estrellas húmedas cada mañana,
y mi boca de exilio muerde la carne y la uva,
mis brazos de varón, mi pecho tatuado
en que penetra el vello como ala de estaño,
mi cara blanca hecha para la profundidad del sol,
mi pelo hecho de ritos, de minerales negros,
mi frente, penetrante como golpe o camino,
mi piel de hijo maduro, destinado al arado,
mis ojos de sal ávida, de matrimonio rápido,
mi lengua amiga blanda del dique y del buque,
mis dientes de horario blanco, de equidad sistemática,
la piel que hace a mi frente un vacío de hielos
y en mi espalda se torna, y vuela en mis párpados,
y se repliega sobre mi más profundo estímulo,
y crece hacia las rosas en mis dedos,
en mi mentón de hueso y en mis pies de riqueza.

Y tú como un mes de estrellas, como un beso fijo,
como estructura de ala, o comienzos de otoño,
niña, mi partidaria, mi amorosa,
la luz hace su lecho bajo tus grandes párpados,
dorados como bueyes, y la paloma redonda
hace sus nidos blancos frecuentemente en ti.
Hecha de ola en lingotes y tenazas blancas,
tu salud de manzana furiosa se estira sin límite,
el tonel temblador en que escucha tu estómago,
tus manos hijas de la harina y del cielo.

Qué parecida eres al más largo beso,
su sacudida fija parece nutrirte,
y su empuje de brasa, de bandera revuelta,
va latiendo en tus dominios y subiendo temblando,
y entonces tu cabeza se adelgaza en cabellos,
y su forma guerrera, su círculo seco,
se desploma de súbito en hilos lineales
como filos de espadas o herencias de humo.

 

 

La jiribilla

AMÉRICA, no invoco tu nombre en vano.
Cuando sujeto al corazón la espada,
cuando aguanto en el alma la gotera,
cuando por las ventanas
un nuevo día tuyo me penetra,
soy y estoy en la luz que me produce,
vivo en la sombra que me determina,
duermo y despierto en tu esencial aurora:
dulce como las uvas, y terrible,
conductor del azúcar y el castigo,
empapado en esperma de tu especie,
amamantado en sangre de tu herencia.

La poesía

Y fue a esa edad… Llegó la poesía a buscarme.
No sé, no sé de dónde salió,
de invierno o río.
No sé cómo ni cuándo,
no, no eran voces, no eran palabras, ni silencio,
pero desde una calle me llamaba,
desde las ramas de la noche,
de pronto entre los otros,
entre fuegos violentos
o regresando solo,
allí estaba sin rostro
y me tocaba.

Yo no sabía qué decir, mi boca no sabía nombrar,
mis ojos eran ciegos,
y algo golpeaba en mi alma,
fiebre o alas perdidas,
y me fui haciendo solo,
descifrando aquella quemadura,
y escribí la primera línea vaga,
vaga, sin cuerpo, pura tontería,
pura sabiduría
del que no sabe nada,
y vi de pronto el cielo desgranado
y abierto, planetas,
plantaciones palpitantes,
la sombra perforada,
acribillada por flechas, fuego y flores,
la noche arrolladora, el universo.

Y yo, mínimo ser,
ebrio del gran vacío constelado,
a semejanza, a imagen del misterio,
me sentí parte pura del abismo,
rodé con las estrellas,
mi corazón se desató en el viento.

 

La vulgar que pasó

No eras para mis sueños, ni eras para mi vida,
ni para mis cansancios aromados de rosas,
ni para la impotencia de mi rabia suicida,
no eras la bella y buena, la bella y dolorosa.

No eras para mis sueños, no eras para mis cantos,
no eras para el prestigio de mis amargos llantos,
no eras para mi vida ni para mi dolor,
no eras lo fugitivo de todos mis encantos.
No merecías nada. Ni mi agrio desencanto
ni siquiera la lumbre que presintió el Amor.

Bien hecho, muy bien hecho que hayas pasado en vano
que no se haya engarfiado mi vida a tu mirar,
que no se hayan juntado a los llantos ancianos
la amargura doliente de un estéril llorar.

Eras para un imbécil que te quisiera un poco.
Oh! mis ensueños buenos, oh! mis ensueños locos.
Eras para un imbécil, un cualquiera no más
que no tuviera nada de mis ensueños, nada,
pero que te daría tu dicha animalada
la corta y bruta crisis del espasmo final.

No eras para mis sueños, no eras para mi vida
ni para mis quebrantos ni para mi dolor,
no eras para los llantos de mis duras heridas,
no eras para mis brazos, ni para mi canción.

Melancolía en las familias

Conservo un frasco azul,
dentro de él una oreja y un retrato:
cuando la noche obliga
a las plumas del búho,
cuando el ronco cerezo
se destroza los labios y amenaza
con cáscaras que el viento del océano a menudo perfora,
yo sé que hay grandes extensiones hundidas,
cuarzo en lingotes,
cieno,
aguas azules para una batalla,
mucho silencio, muchas
veta& de retrocesos y alcanfores,
cosas caídas, medallas, ternuras,
paracaídas, besos.

No es sino el paso de un día hacia otro,
una sola botella
andando por los mares,
y un comedor adonde llegan rosas,
un comedor abandonado
como una espina: me refiero
a una copa trizada, a una cortina, al fondo
de una sala desierta por donde pasa un río
arrastrando las piedras. Es una casa
situada en los cimientos de la lluvia,
una casa de dos pisos con ventanas obligatorias
y enredaderas estrictamente fieles.

Voy por las tardes, llego
lleno de lodo y muerte,
arrastrando la tierra y sus raíces,
y su vaga barriga en donde duermen
cadáveres con trigo,
metales, elefantes derrumbados.

Pero por sobre todo hay un terrible,
un terrible comedor abandonado,
con las alcuzas rotas
y el vinagre corriendo debajo de las sillas,
un rayo detenido de la luna,
algo oscuro, y me busco
una comparación dentro de mí:
tal vez es una tienda rodeada por el mar
y paños rotos goteando salmuera.
Es sólo un comedor abandonado,
y alrededor hay extensiones,
fábricas sumergidas, maderas
que sólo yo conozco,
porque estoy triste y viajo,
y conozco la tierra, y estoy triste.

 

 

Noche

Una vez más, amor, la red del día extingue
trabajos, ruedas, fuegos, estertores, adioses,
y a la noche entregamos el trigo vacilante
que el mediodía obtuvo de la luz y la tierra.

Sólo la luna en medio de su página pura
sostiene las columnas del estuario del cielo,
la habitación adopta la lentitud del oro
y van y van tus manos preparando la noche.

Oh amor, oh noche, oh cúpula cerrada por un río
de impenetrables aguas en la sombra del cielo
que destaca y sumerge sus uvas tempestuosas,

hasta que sólo somos un solo espacio oscuro,
una copa en que cae la ceniza celeste,
una gota en el pulso de un lento y largo río.

No te quiero sino porque te quiero…

No te quiero sino porque te quiero
y de quererte a no quererte llego
y de esperarte cuando no te espero
pasa mi corazón del frío al fuego.

Te quiero sólo porque a ti te quiero,
te odio sin fin, y odiándote te ruego,
y la medida de mi amor viajero
es no verte y amarte como un ciego.

Tal vez consumirá la luz de enero,
su rayo cruel, mi corazón entero,
robándome la llave del sosiego.

En esta historia sólo yo me muero
y moriré de amor porque te quiero,
porque te quiero, amor, a sangre y fuego.


 

Oda a la bella desnuda

Con casto corazón, con ojos
puros,
te celebro, belleza,
reteniendo la sangre
para que surja y siga
la línea, tu contorno,
para
que te acuestes a mi oda
como en tierra de bosques o de espuma,
en aroma terrestre
o en música marina.

Bella desnuda,
igual
tus pies arqueados
por un antiguo golpe
de viento o del sonido
que tus orejas,
caracolas mínimas
del espléndido mar americano.
Iguales son tus pechos
de paralela plenitud, colmados
por la luz de la vida.
Iguales son
volando
tus párpados de trigo
que descubren
o cierran
dos países profundos en tus ojos.

La línea que tu espalda
ha dividido
en pálidas regiones
se pierde y surge
en dos tersas mitades
de manzana,
y sigue separando tu hermosura
en dos columnas
de oro quemado, de alabastro fino,
a perderse en tus pies como en dos uvas,
desde donde otra vez arde y se eleva
el árbol doble de tu simetría,
fuego florido, candelabro abierto,
turgente fruta erguida
sobre el pacto del mar y de la tierra.

Tu cuerpo, en qué materia,
ágata, cuarzo, trigo,
se plasmó, fue subiendo
como el pan se levanta
de la temperatura
y señaló colinas
plateadas,
valles de un solo pétalo, dulzuras
de profundo terciopelo,
hasta quedar cuajada
la fina y firme forma femenina?

No sólo es luz que cae
sobre el mundo
lo que alarga en tu cuerpo
su nieve sofocada,
sino que se desprende
de ti la claridad como si fueras
encendida por dentro.

Debajo de tu piel vive la luna.

 

 

Oda a la casa abandonada

Casa, !hasta luego!
No
puedo decirte
cuándo
volveremos:
mañana o no mañana,
tarde o mucho más tarde.

Un viaje más, pero
esta vez
yo quiero
decirte
cuánto
amamos
tu corazón de piedra:
qué generosa eres
con tu fuego
ferviente
en la cocina
y tu techo
en que cae
desgranada
la lluvia
como si resbalara
la música del cielo!

Ahora
cerramos
tus ventanas
y una opresiva
noche prematura
dejamos instalada
en las habitaciones.

Oscurecida
te quedas viviendo,
mientras
el tiempo te recorre
y la humedad gasta poco a poco tu alma.

A veces una
rata
roe, levantan los papeles
un murmullo
ahogado,
un insecto
perdido
se golpea.
ciego, contra los muros,
y cuando
llueve en la soledad
tal vez
una gotera
suena
con voz humana,
como si allí estuviera
alguien llorando.

Sólo la sombra
sabe
los secretos
de las casas cerradas,
sólo
el viento rechazado
y en el techo la luna que florece.

Ahora,
hasta luego, ventana,
puerta, fuego,
agua que hierve, muro!
Hasta luego, hasta luego,
cocina,
hasta cuando
volvamos
y el reloj
sobre la puerta
otra vez continúe palpitando
con su viejo
corazón y sus dos
flechas inútiles
clavadas
en el tiempo.

 

 

Oda a la casa dormida

Hacia adentro, en Brasil, por las altas sierras
y desbocados ríos,
de noche, a plena luna…
las cigarras
llenaban
tierra y cielo
con su telegrafía
crepitante.
Ocupada la noche
por la redonda
estatua
de la luna
y la tierra
incubando
cosas ciegas,
llenándose
de bosques,
de agua negra,
de insectos victoriosos:

Oh espacio
de la noche
en que no somos:
praderas
en que sólo
fuimos un movimiento en el camino,
algo que corre
y corre
por la sombra…

Entramos
en
la
casa nocturna,
ancha, blanca, entreabierta,
rodeada,
como una isla,
por la profundidad de los follajes
y por las olas
claras
de la luna.
Nuestros zapatos por las escaleras
despertaban
otros antiguos
pasos,
el agua
golpeando
el lavatorio
quería
decir algo.

Apenas se apagaron las luces
las sábanas
se unieron palpitando
a nuestro sueño.
Todo
giró
en el centro
de la casa en tinieblas
despertada de súbito
por brutales
viajeros.

Alrededor
cigarras,
extensa luna,
sombra,
espacio, soledad
llena de seres,
y silencio
sonoro…

La casa entonces
apagó sus ojos,
cerró todas
sus alas
y dormitorios.

Oda a la esperanza

Crepúsculo marino,
en medio
de mi vida,
las olas como uvas,
la soledad del cielo,
me llenas
y desbordas,
todo el mar,
todo el cielo,
movimiento
y espacio,
los batallones blancos
de la espuma,
la tierra anaranjada,
la cintura
incendiada
del sol en agonía,
tantos
dones y dones,
aves
que acuden a sus sueños,
y el mar, el mar,
aroma
suspendido,
coro de sal sonora,
mientras tanto,
nosotros,
los hombres,
junto al agua,
luchando
y esperando
junto al mar,
esperando.

Las olas dicen a la costa firme:
«Todo será cumplido»

Oda a la jardinera

Sí, yo sabía que tus manos eran
el alhelí florido, la azucena
de plata;
algo que ver tenías
con el suelo,
con el florecimiento de la tierra,
pero
cuando
te vi cavar, cavar,
apartar piedrecitas
y manejar raíces
supe de pronto,
agricultora mía,
que
no sólo
tus manos,
sino tu corazón
eran de tierra,
que allí
estabas
haciendo
cosas tuyas,
tocando
puertas
húmedas
por donde
circulan
las
semillas.

Así, pues,
de una a otra
planta
recién
plantada,
con el rostro
manchado
por un beso
del barro,
ibas
y regresabas
floreciendo,
ibas
y de tu mano
el tallo
de la astromelia
elevó su elegancia solitaria,
el jazmín
aderezó
la niebla de tu frente
con estrellas de aroma y de rocío.
Todo
de ti crecía
penetrando
en la tierra
y haciéndose
inmediata
luz verde,
follaje y poderío.
Tú le comunicabas
tus semillas,
amada mía,
jardinera roja.
Tu mano
se tuteaba
con la tierra
y era instantáneo
el claro crecimiento.

Amor, así también
tu mano
de agua,
tu corazón de tierra,
dieron
fertilidad
y fuerza a mis canciones.

Tocas
mi pecho
mientras duermo
y los árboles brotan
de mi sueño.
Despierto, abro los ojos,
y has plantado
dentro de mí
asombradas estrellas
que suben con mi canto.

Es así, jardinera:
nuestro amor
es
terrestre:
tu boca es planta de la luz, corola,
mi corazón trabaja en las raíces.

 

Oda a la manzana

A ti, manzana,
quiero
celebrarte
llenándome
con tu nombre
la boca,
comiéndote.

Siempre
eres nueva como nada
o nadie,
siempre
recién caída
del Paraíso:
plena
y pura
mejilla arrebolada
de la aurora!
Qué difíciles
son
comparados
contigo
los frutos de la tierra,
las celulares uvas,
los mangos
tenebrosos,
las huesudas
ciruelas, los higos
submarinos:
tú eres pomada pura,
pan fragante,
queso
de la vegetación.

Cuando mordemos
tu redonda inocencia
volvemos
por un instante
a ser
también recién creadas criaturas:
aún tenemos algo de manzana.

Yo quiero
una abundancia
total, la multiplicación
de tu familia,
quiero
una ciudad,
una república,
un río Mississipi
de manzanas,
y en sus orillas
quiero ver
a toda
la población
del mundo
unida, reunida,
en el acto más simple de la tierra:
mordiendo una manzana.

CONTADORWAP


FANNY JEM WONG  
  No hay ningún link agregado, que hayan sido ya mandados por más de un usuario a ésta página!

Debe quedarse este link aquí?
Entonces inscríbete aquí:
=> Inscripción
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
DE MIS MANOS BROTARÁN AMAPOLAS ROJAS COMO LA SANGRE 650586 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=