VIENTOS DE OTOŅO POR JEM WONG
FANNY JEM WONG  
  Home
  HOME DE FANNY JEM WONG
  POETAS CONSAGRADOS
  => Poemas de César Vallejo
  => POEMAS DE JORGE LUIS BORGES
  => Poemas de Alejandra Pizarnik
  => Pablo Neruda - "Me gusta cuando callas..." en su voz
  => Víctor Hugo (1802-1885)
  => Recordando a José Watanabe 2
  => Cien sonetos de amor: PABLO NERUDA
  => Blanca Varela
  => BLANCA VARELA 2
  => Victor Hugo (1802-1885) "A UNA MUJER"
  => Ausente por César Vallejo
  => Bordas de hielo por César Vallejo
  => El Pan Nuestro por César Vallejo
  => Epístola a los transeúntes por César Vallejo
  => La rueda del hambriento por César Vallejo
  => Los dados eternos por Cásar Vallejo
  => Los heraldos negros por César Vallejo
  => Masa por César Vallejo
  => Para el alma imposible de mi amada por César Vallejo
  => Piedra negra sobre una piedra blanca por Piedra negra sobre una piedra blanca por César Vallejo
  => Poema para ser leído y cantado por César Vallejo
  => Trilce por César Vallejo
  => POEMAS DE BORGES
  => Poesía de Alfonsina Storni
  => POEMAS AMADO NERVO
  => POEMAS ANTONIO MACHADO
  => POEMAS GABRIELA MISTRAL
  => POEMAS JAIME SABINES
  => POEMAS MARIO BENEDETTI
  => Una Temporada en el Infierno Por Jean Arthur Rimbaud
  => Rostros de vos – Mario Benedetti “Canje y Me sirve y no me sirve”
  => NO TE SALVES POR MARIO BENEDETTI
  => Poemas de Mario Benedetti “SI DIOS FUERA MUJER”
  => D. Mario Benedetti – LO QUE NECESITO DE TI – Voz y montaje musical Manuel Mulciber
  => SELECCIÓN DE POEMAS DE :Juana de Ibarbourou
  => Pablo Neruda y Matilde Urrutia en Atlántida. Una historia de amor clandestino
  => Los versos del Capitán Pablo Neruda
  => TUS MANOS POR PABLO NERUDA
  => LOS DELFINES POR JOSÉ MARÍA EGUREN
  => LA NIñA DE LAMPARA AZUL
  => JULIA PRILUTZKY
  => Selección de Poemas de Alejandra Pizarnik
  => FRAGMENTO DEL POEMA "TE QUIERO" DE MARIO BENEDETTI
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO VII
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO VI
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO V
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO IV
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO II
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO III
  => ALTAZOR "EL VIAJE EN PARACAÍDAS" CANTO 1
  => Si dios fuera mujer - Mario Benedetti
  => Una mujer desnuda y en lo oscuro por MARIO BENEDETTI
  => Alejandra Pizarnik - Tangible Ausencia
  => RIMBAUD
  => Tres versiones de Judas-Jorge Luis Borges
  => Tlön, Uqbar, Orbis Tertius -Jorge Luis Borges
  => Odín Jorge Luis Borges y Delia Ingenieros
  => Los dos reyes y los dos laberintos Jorge Luis Borges
  => Las ruinas circulares Jorge Luis Borges
  => La trama -Jorge Luis Borges
  => La intrusa Jorge Luis Borges
  => La casa de Asterión ,Jorge Luis Borges
  => El Aleph Jorge Luis Borges
  => La biblioteca total-Jorge Luis Borges
  => El sur -Jorge Luis Borges
  => El muerto-Jorge Luis Borges
  => El milagro secreto-Jorge Luis Borges
  => El informe de Brodie -Jorge Luis Borges
  => El evangelio según Marcos -Jorge Luis Borges
  => Diálogo sobre un diálogo -Jorge Luis Borges
  => El Suicida - Poema de Borges
  => Ajedrez - Borges
  => Los Espejos. Jorge Luis Borges
  => MIGUEL HERNÁNDEZ 1
  => POESÍA DE OSCAR ACOSTA
  => POESÍA DE RAFAEL ALBERTI
  => POESÍA DE RAFAEL ALBERTI 2
  => POESÍA DE RAFAEL ALBERTI 3
  => Alighieri, Dante
  => Barret, Elizabeth
  => Baudelaire, Charles 1
  => Baudelaire, Charles 2
  => Baudelaire, Charles 3
  => Beckett, Samuel
  => Bécquer, Gustavo Adolfo 1
  => Bécquer, Gustavo Adolfo 3
  => Bécquer, Gustavo Adolfo 2
  => Borges, Jorge Luis 2
  => Borges, Jorge Luis 3
  => Breton, André
  => Breton, André 2
  => Cernuda, Luis 1
  => Cernuda, Luis 2
  => Cortazar, Julio 1
  => Cortazar, Julio 2
  => Darío, Ruben 1
  => Eguren, José María
  => Girondo, Oliverio
  => Girondo, Oliverio 2
  => Guillén, Nicolás
  => Hernández, Miguel 1
  => Hernández, Miguel 2
  => Hesse, Herman
  => Ibarbourou, Juana de
  => Lihn, Enrique
  => Machado, Antonio 1
  => Machado Antonio 2
  => Martí, José 1
  => Martí, José 2
  => Mello Breyner A., Sophia de
  => Mistral, Gabriela 1
  => Mistral, Gabriela 2
  => Mistral, Gabriela 3
  => Molinari, Ricardo E.
  => Neruda, Pablo 1
  => Neruda, Pablo 2
  => Neruda, Pablo 3
  => Neruda, Pablo 4
  => Nervo, Amado 1
  => Nervo, Amado 2
  => Paz, Octavio 1
  => Paz, Octavio 2
  => Rimbaud, Arthur 1
  => Schiller, Friedrich
  => Scorza, Manuel
  => Shakespeare, William
  => Sologuren, Javier
  => Storni, Alfonsina 1
  => STORNI , ALFONSINA 2
  => Storni , Alfonsina 3
  => Unamuno, Miguel de
  => Vallejo, César
  => Vega, Garcilaso de la
  => Watanabe, José
  => Wilde, Oscar
  => Whitman, Walt
  => Wolfe, Roger
  => La Higuera de Juana de Ibarbourou
  => FEDERICO GARCÍA LORCA
  => Bécquer, Gustavo Adolfo
  => Wislawa Szymborska Entrevista a una Premio Nobel Por Félix Romeo
  => Cuando nuestras dos Almas por Elizabeth Barret Browning
  => Cesare Pavese - Lavorare stanca
  => TUS MANOS - Poema de Pablo Neruda.- Olga Manzano y Manuel Picón
  => OFELIA ---- RIMBAUD - WAGNER (poema)
  => Jaime Sabines "No es que muera de amor"
  => TU CUERPO - PABLO NERUDA - Olga Manzano y Manuel Picón
  => Musica & Poesia: ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO - Rafael de Leon
  => Mario H. Russo - Tu Nombre de Jaime Sabines
  => MARIO BENEDETTI - SOLEDADES
  => CANSANCIO POR ALFONSINA STORNI
  => FEDERICO GARCÍA LORCA MADRIGAL APASIONADO
  => ME DIJO UNA TARDE ANTONIO MACHADO
  => ALBERTO CORTEZ YO SOY UN SER HUMANO
  => MIGUEL HERNANDEZ
  => JUAN RAMON JIMENEZ LAS TARDES DE ENERO
  => LUIS CERNUDA
  => LEON FELIPE CREDO
  => SI TÚ ME DICES VEN POR AMADO NERVO
  => GERARDO DIEGO ADENTRO, MAS ADENTRO...
  => VICENTE ALEIXANDRE DESPUÉS DEL AMOR
  => LA TRAE UN CUERVO POR RAMÓN DEL VALLE INCLÁN
  => LOPE DE VEGA RIMAS SAGRADAS
  => PAUL VERLAINE NEVERMORE
  => EMILY DICKINSON MORIR NO DUELE MUCHO...
  => CANTO A MÍ MISMO POR WALT WHITMAN
  => ROSALÍA DE CASTRO HOJAS MARCHITAS
  => OSCAR WILDE
  => POEMA DEL RENUNCIAMIENTO JOSÉ ANGEL BUESA
  => LEOPOLDO LUGONES LA BLANCA SOLEDAD
  => BLAS DE OTERO TÚ, QUE HIERES
  => RUBEN DARÍO
  => GABRIELA MISTRAL AUSENCIA
  => ANDRES ELOY BLANCO QUERER
  => EDGAR ALLAN POE
  => PERCEY BYSSHE SHELLEY
  => GUY DE MAUPASSANT
  => JULIO CORTÁZAR
  => ALVARO MUTIS
  => SALVATORE QUASIMODO
  => OLIVERIO GIRONDO
  => CONRAD AIKEN
  => CRUZ SALMERON ACOSTAna
  => JACINTO BENAVENTE
  => ARMANDO BUSCARINI
  => JEAN COCTEAU UN AMIGO DUERME
  => JOHN CLARE
  => JOHANN WOLFGANG VON GOETHE
  => MANUEL MACHADO
  => ENRIQUE LIHN
  => ANGEL GONZALEZ CARTA SIN DESPEDIDA
  => CESARE PAVESE
  => LUIS LOPEZ ANGLADA
  => RAMON DE CAMPOAMOR
  => FRANCISCO LUIS BERNARDEZ
  => ESTEBAN ECHEVERRÍA
  => DAMASO ALONSO
  => ENCUENTRO POR EUGENIO MONTALE
  => FRANCISCO VILLAESPESA
  => SONETO DE AMOR POR LUIS LOPEZ ANGLADA
  => EDWARD ESTLIN CUMMINGS
  => VINICIUS DE MORAES
  => FEDERICO BALART Pliego-Murcia, 1831 - 1905
  => DELMIRA AGUSTINI
  => MIGUEL OTERO SILVA
  => JULIO AUMENTE
  => PAUL VALÉRY
  => JOHN KEATS TEN COMPASIÓN, AMOR
  => ENRIQUE MOLINA
  => JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD
  => BALDOMERO FERNANDEZ MORENO
  => Rodolfo Usigli
  => MANUEL ACUÑA
  => ANNA AJMATOVA
  => JOSE ALBI
  => CLARIBEL ALEGRÍA
  => MANUEL ALONSO ALCALDE
  => MANUEL ALVAREZ ORTEGA LOS OLVIDADOS DÍAS
  => FRANCISCO ALVAREZ HIDALGO BESOS DORMIDOS
  => MARIA ELENA WALSH
  => ELENA ANDRÉS
  => MANUEL ALTOAGUIRRE
  => RAFAEL ALBERTI PARAÍSO PERDIDO
  => EUGENIO DE ANDRADE
  => JULIO VERNE LA MUERTE
  => MANUEL JOSÉ ARCE
  => LOUIS ARAGON
  => TUDOR ARGHEZZI
  => JEAN ARP
  => ANTONIN ARTAUD LOS ENFERMOS Y LOS MÉDICOS
  => CLEMENTINA ARDERIU
  => MARÍA VICTORIA ATENCIA
  => MIGUEL ARTECHE
  => MAX AUB
  => ENRIQUE AZCOAGA
  => GUILHERME DE ALMEIDA
  => FERNANDO ARBELAEZ
  => IGNACIO ANZOÁTEGUI MONÓLOGO DEL AMOR QUE NO QUIERE AMAR
  => MARCOS ANA MI CORAZÓN ES PATIO
  => JOSÉ BATLLÓ TAL VEZ UN DIA TE MUERAS
  => BERTOL BRECHT CONTRA LA SEDUCCIÓN
  => MARÍA BENEYTO ESTE DÍA…
  => ELIZABETH BARRETT BROWNING ALÉJATE DE MÍ...
  => CHARLES BAUDELAIRE
  => JAVIER DE BENGOECHEA SEGURO OTOÑO
  => OLAVO BILAC
  => MANUEL BANDEIRA MADRIGAL MELANCÓLICO
  => EMMA BARRANDEGUY PALABRAS PARA TU OÍDO
  => ALFREDO BUFANO SONETO DEL DIVINO AMOR
  => LORD BYRON CUANDO NOS SEPARAMOS...
  => CHARLES BUKOWSKI FUERA DE LOS BRAZOS DE UN AMOR...
  => MANUEL DEL CABRAL
  => HILARION CABRISAS LA LÁGRIMA INFINITA
  => CARLOS BOUSOÑO ALGO EN MI SANGRE ESPERA TODAVÍA...
  => ESTHER DE CÁCERES NO PASARÁS POR EL CAMINO
  => ALFONSO CANALES RAZÓN DE AMOR
  => JOSÉ LUIS CANO TIEMPO DEL AMOR
  => GABRIEL CELAYA APASIONADAMENTE
  => EDUARDO MARQUINA
  => ENRIQUE CADÍCAMO
  => PEDRO SALINAS HORIZONTAL, SÍ TE QUIERO
  => JOSE ASUNCION SILVA ¿RECUERDAS?
  => EDUARDO CARRANZA ES MELANCOLÍA
  => EVARISTO CARRIEGO TU SECRETO
  => JOSEFINA CONTIJOCH CONFESIÓN DE AMOR
  => ALEJANDRO CASONA EL MILAGRO PEQUEÑO
  => JUAN CARLOS DÁVALOS HOGAR
  => JAIME FERRAN A CONTRACORAZÓN
  => BEATRIZ DOMINGUEZ MILLA
  => JOAQUÍN DICENTA LUJURIA
  => OVIDIO FERNÁNDEZ RÍOS TU CUERPO
  => ANGEL FALCO SÚPLICA
  => ANGELA FIGUERA AYMERICH CARNE DE MI AMANTE
  => SI DIOS FUERA MUJER DE MARIO BENEDETTI AUDIO
  => Mario H. Russo - Los ojos de mi Princesa
  => REGALOS DEL CAZADOR DE VERSOS JUNIO 2011-
  => FACUNDO CABRAL TU CANTO SERÁ ETERNO
  => Mario H. Russo - OTRA de Manuel Machado
  => Poemas de Mahmud Darwish
  => ANOCHE LA VI EN EL SUEÑO POR YANG SHEN
  => POR SIEMPRE BENEDETTI
  => PABLO NERUDA
  => POR SIEMPRE MARIO BENEDETTI EN EL TERCER ANIVERSARIO DE SU MUERTE
  => POESÍA DE JAIME SABINES
  => Tu risa’, de Pablo Neruda
  => Alejandra Pizarnik - Tangible Ausencia.
  => BENEDETTI "No te salves"
  => ETERNAMENTE BENEDETTI ¿Qué les queda por hacer a los jóvenes?
  => Mario Benedetti (Estados de ánimo, Chau número tres, Viceversa)
  => POR SIEMPRE BENEDETTI "Te quiero"
  => Hesse, Herman ( 1877-1962 )
  => Pablo Neruda - Oda al hombre sencillo
  => EL MAL POR ARTHUR RIMBAUD
  => Homenaje a Mahmoud Darwish
  => FRASES Y POEMAS DE MAHMOUD DARWISH – “A MI MADRE”
  => FRASES Y POEMAS DE MAHMOUD DARWISH – HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DE GAZA
  => ALFONSINA STORNI POEMAS Y FRAGMENTOS ILUSTRADOS
  => VERRA' LA MORTE E AVRA' I TUOI OCCHI Cesare Pavese
  => Poemas de Gustavo Adolfo Bécquer
  => LOS HOMBRES A LAS MUJERES por Elsy Alpire Vaca
  => LA POBREZA POR PABLO NERUDA
  => LAS VIDAS POR PABLO NERUDA
  => ¡ Que pena ! de León Felipe, poeta español
  => Quemar las Naves por Mario Benedetti
  => Consternados, rabiosos de Mario Benedetti
  => Frases y poemas de Mahmud Darwish
  => FRASES Y POEMAS DE MAHMOUD DARWISH – HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DE GAZA-
  => FRASES Y POEMAS DE MAHMOUD DARWISH- – “A MI MADRE”
  => POETA NACIONAL DE PALESTINA MAHMOUD DARWISH
  => CHARLES BAUDELAIRE:EL LETEO
  => TE DESNUDAS IGUAL POR JAIME SABINES
  => TU CUERPO ESTA A MI LADO POR JAIME SABINES
  => CHARLES BAUDELAIRE: CIELO NEBLINOSO
  => LA MIRADA POR ALFONSINA STORNI
  => COMO UN SUDARIO‏ POR WALTER FAILA
  => La Insoportable levedad del ser de Milan Kundera
  => CHARLES BAUDELAIRE: LA CAMPANA HENDIDA
  => Jaime Sabines, me preocupa el televisor
  => La trama -Jorge Luis Borges.
  => NIZAR QABBANI POESÍA ÁRABE
  => POEMAS DE NERUDA ILUSTRADOS
  => Nizar Qabani. Colecciones de amor
  => CHARLES BAUDELAIRE: EL GATO
  => CHARLES BAUDELAIRE: ¿QUÉ DIRÁS ESTA NOCHE, POBRE ALMA SOLITARIA?
  => CHARLES BAUDELAIRE:A LA QUE ES DEMASIADO ALEGRE
  => ¿QUÉ PUTAS PUEDO? POR JAIME SABINES
  => A HELENA POR EDGARD ALLAN POE
  => ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO POR RAFAEL DE LEÓN
  => POEMAS ILUSTRADOS DR MARCO MARTOS
  => POESÍA ÁRABE Y TRADUCCIONES DE YASSIN KAOUD.
  => --POESÍA ÁRABE Y TRADUCCIONES DE YASSIN KAOUD--
  => POEMAS ILUSTRADOS DR. MARCO MARTOS
  => El testamento por John Donne
  => LOS PÁJAROS NO AMAN POR JOSÉ ANTONIO MASOLIVER ESPAÑA, 1939
  => NIZAR QABBANI POESÍA ÁRABE .
  => POESÍA ILUSTRADA DE JAIME SABINES
  => Martha Rivera-Garrido : No te enamores de una mujer...
  => VIRINGO POR MARCO MARTOS
  => PARA COMPARTIR CITAS Y VERSOS ILUSTRADOS DE MARIO BENEDETTI*
  => VERSOS Y CITAS ILUSTRADAS DE MARIO BENEDETTI**
  => POEMAS Y CITAS DE MARIO BENEDITTI ILUSTRADAS***
  => GABRIELA MISTRAL - BESOS - " hay besos por prohibidos, verdaderos. Hay besos que calcinan y que hieren"
  => Poemas de Alejandra Pizarnik*
  => HOJAS SECAS POR MANUEL ACUÑA
  => LA TUMBA ROBERT BLAIR (1699-1746)
  => JORGE GAITÁN DURÁN - SI MAÑANA DESPIERTO
  => CONSAGRADOS:FRASES , PENSAMIENTOS , VERSOS , CITAS CELEBRES ILUSTRADOS
  => POESÍA DE ANAIS NIN*
  => POEMAS DEL DR. MARCO MARTOS*
  => ALEJANDRA PIZARNIK POEMAS ILUSTRADOS
  => LI PO EL POETA MÁS GRANDE DE CHINA
  => PABLO NERUDA - TE QUIERO AL ALBA " desnuda y blanca, como una estatua nacida en la oscuridad, como una rosa entre mis manos"
  => ANTES DE AMARTE, AMOR MÍO - PABLO NERUDA
  => POEMAS ILUSTRADOS DR MARCO MARTOS UNMSM**
  Libro de visitantes
  Contacto
  ALBÚM
  NOTICIAS - EVENTOS - CONGRESOS -EDUCACIÓN -UNIVERSIDADES- ARTE- ENTREVISTAS-INVITACIONES
  CARTAS DE AMOR
  ENSAYOS , ARTÍCULOS , TEXTOS LIBRES
  "ESTACIONES" RECOPILACIÓN DE POESÍA ORIENTAL
  POESÍA SENSUAL , APASIONADA , EROTICA , SUGESTIVA POR FANNY JEM WONG
  POESÍA DE DOLOR, ANGUSTIA , AUSENCIA , DESOLACIÓN Y TRISTEZA
  POESÍAS DE WALTER FAILA
  LAS COSAS QUE DISFRUTO
  RECONOCIMIENTOS OTORGADOS A MIS POEMAS
  PARA MIS AMIGOS POETAS
  DUETOS Y MIX DE POESÍAS
  POEMAS DE AMISTAD Y DEDICATORIAS
  POESÍA MALDITA , BILIS NEGRA , DELIRIO , RABIA , IRA , MUERTE , DESOLACIÓN , LOCURA
  POESÍA PROTESTA , URBANA , SOCIAL
  POESÍA DE DESAMOR , DESILUSIÓN , SILENCIOS Y ESPERAS
  SENTIMIENTOS : ALEGRÍA , ESPERANZA, FUERZA OTROS
  POESÍA A LA FAMILIA
  POEMAS DE AMOR
  DEDICADOS Y HOMENAJES
  POEMAS EXISTENCIALES - POEMAS REFLEXIVOS - LOCURAS POÉTICAS
  REGALOS Y SALUDOS DE MIS AMIGOS POETAS
  SUEÑOS , PESADILLAS ,CUENTO Y RELATOS
  RETAZOS DEL ALMA : DIARIO
  *HAIKUS
  MI AMIGA LIDIA ESCRIBIÓ : MENINA
  RECOPILACIÓN DE POESÍA ORIENTAL
  MIS ENLACES
  FANNY JEM WONG DICE: HOLA DESDE LA PROVINCIA CONSTITUCIONAL DEL CALLAO -LIMA PERÚ
  "Báthory"Acercamiento al mito de la Condesa Sangrienta por Isabel Monzón
  DIRECCIONES DE MIS POEMAS EN FLASCH Y EN PPT CON MÚSICA
  FANNY JEM WONG MI CANAL DE YOUTUBE
  MIS VIDEOS
  WORLDTV.COM JEMWONG
  RECUERDOS DE MIS COMPAÑEROS DE TRABAJO Y ALUMNOS
  MIGUEL DE UNAMUNO MORIR SOÑANDO
  TEMAS DE PSICOLOGÍA Y EDUCACIÓN
  HAIKU 俳句 (de Masumi Kato)
  COSAS LINDAS PARA COMPARTIR
  “AN GAN EL GUARDIÁN DEL TEMPLO” I - POR FANNY JEM WONG
  Lista top
  - FANNY JEM WONG VERSOS, FRASES, CITAS ILUSTRADOS-
  ---CITAS ,FRASES , PENSAMIENTOS Y POEMAS ILUSTRADOS---
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS***
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS*****
  La Municipalidad de Lima rinde Homenaje Víctor Merino, músico, compositor y pianista peruano.
  FRASES , PENSAMIENTOS , FOTOGRAFÍAS Y VERSOS CORTOS
  PINTURA , ESCULTURA , DIBUJOS , ILUSTRACIONES
  PENSAMIENTOS -FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS, POEMAS Y OTRAS CURIOSIDADES ILUSTRADAS *****
  ***FRASES , PENSAMIENTOS , VERSOS , CITAS CELEBRES ILUSTRADOS***
  *CITAS, FRASES, PENSAMIENTOS, RETAZOS DEL ALMA Y POEMAS ILUSTRADOS POR FANNY JEM WONG
  POESÍA ÁRABE TRADUCCIONES DE YASSIN KAOUD**
  SOBRE COACHING
  CARTA LÍRICA A OTRA MUJER Alfonsina Storni
  LA CARTA FUE ESCRITA PARA SU HIJA LIESERL
STORNI , ALFONSINA 2


Frase

Fuera de ley, mi corazón
a saltos va en su desazón.

Ya muerde acá, sucumbe allí,
cazando allá, cazando aquí.

Donde lo intente yo dejar
mi corazón no se ha de estar.

Donde lo deba yo poner
mi corazón no ha de querer.

Cuando le diga yo que sí,
dirá que no, contrario a mí.

Bravo león, mi corazón
tiene apetitos, no razón.

 

Frente al mar

Oh mar, enorme mar, corazón fiero
De ritmo desigual, corazón malo,
Yo soy más blanda que ese pobre palo
Que se pudre en tus ondas prisionero.

Oh mar, dame tu cólera tremenda,
Yo me pasé la vida perdonando,
Porque entendía, mar, yo me fui dando:
“Piedad, piedad para el que más ofenda”.

Vulgaridad, vulgaridad me acosa.
Ah, me han comprado la ciudad y el hombre.
Hazme tener tu cólera sin nombre:
Ya me fatiga esta misión de rosa.

¿Ves al vulgar? Ese vulgar me apena,
Me falta el aire y donde falta quedo,
Quisiera no entender, pero no puedo:
Es la vulgaridad que me envenena.

Me empobrecí porque entender abruma,
Me empobrecí porque entender sofoca,
¡Bendecida la fuerza de la roca!
Yo tengo el corazón como la espuma.

Mar, yo soñaba ser como tú eres,
Allá en las tardes que la vida mía
Bajo las horas cálidas se abría…
Ah, yo soñaba ser como tú eres.

Mírame aquí, pequeña, miserable,
Todo dolor me vence, todo sueño;
Mar, dame, dame el inefable empeño
De tornarme soberbia, inalcanzable.

Dame tu sal, tu yodo, tu fiereza,
¡Aire de mar!… ¡Oh tempestad, oh enojo!
Desdichada de mí, soy un abrojo,
Y muero, mar, sucumbo en mi pobreza.

Y el alma mía es como el mar, es eso,
Ah, la ciudad la pudre y equivoca
Pequeña vida que dolor provoca,
¡Que pueda libertarme de su peso!

Vuele mi empeño, mi esperanza vuele…
La vida mía debió ser horrible,
Debió ser una arteria incontenible
Y apenas es cicatriz que siempre duele.

 

 

Hombre pequeñito, hombre pequeñito…

Hombre pequeñito, hombre pequeñito,
suelta a tu canario, que quiere volar…
Yo soy el canario, hombre pequeñito,
déjame saltar.

Estuve en tu jaula, hombre pequeñito,
hombre pequeñito que jaula me das.
Digo pequeñito porque no me entiendes,
ni me entenderás.

Tampoco te entiendo, pero mientras tanto
ábreme la jaula que quiero escapar;
hombre pequeñito, te amé un cuarto de ala;
no me pidas más.

 

La caricia perdida

Se me va de los dedos la caricia sin causa,
se me va de los dedos … En el viento, al rodar,
la caricia que vaga sin destino ni objeto,
la caricia perdida, ¿quién la recogerá?

Pude amar esta noche con piedad infinita,
pude amar al primero que acertara a llegar.
Nadie llega. Están solos los floridos senderos.
La caricia perdida rodará… rodará…

Si en los ojos te besan esta noche, viajero,
si estremece las ramas un dulce suspirar,
si te oprime los dedos una mano pequeña
que te toma y te deja, que te logra y se va,

si no ves esa mano ni la boca que besa,
si es el aire quien teje la ilusión de llamar,
oh, viajero, que tienes como el cielo los ojos,
en el viento fundida ¿me reconocerás?

La invitación amable

Acércate, poeta; mi alma es sobria,
de amor no entiende -del amor terreno-
su amor es mas altivo y es mas bueno.

No pediré los besos de tus labios.
No beberé en tu vaso de cristal,
el vaso es frágil y ama lo inmortal.

Acércate, poeta sin recelos…
ofréndame la gracia de tus manos,
no habrá en mi antojo pensamientos vanos.

¿Quieres ir a los bosques con un libro,
un libro suave de belleza lleno?…
Leer podremos algún trozo ameno.

Pondré en la voz la religión de tu alma,
religión de piedad y de armonía
que hermana en todo con la cuita mía.

Te pediré me cuentes tus amores
y alguna historia que por ser añeja
nos dé el perfume de una rosa vieja.

Yo no diré nada de mi misma
porque no tengo flores perfumadas
que pudieran así ser historiadas.

El cofre y una urna de mis sueños idos
no se ha de abrir, cesando su letargo,
para mostrarte el contenido amargo.

Todo lo haré buscando tu alegría
y seré para ti tan bondadosa
como el perfume de la vieja rosa.

¿La invitación esta… sincera y noble.
Quieres ser mi poeta buen amigo
y sólo tu dolor partir conmigo?

Las grandes mujeres

En las grandes mujeres reposó el universo.
Las consumió el amor, como el fuego al estaño,
a unas; reinas, otras, sangraron su rebaño.
Beatriz y Lady Macbeth tienen genio diverso.
De algunas, en el mármol, queda el seno perverso.
Brillan las grandes madres de los grandes de antaño.
Y es la carne perfecta, dadivosa del daño.
Y son las exaltadas que entretejen el verso.

De los libros las tomo como de un escenario
fastuoso -¿Las envidias, corazón mercenario?
Son gloriosas y grandes, y eres nada, te arguyo.

-Ay, rastreando en sus alas, como en selvas las lobas,
a mirarlas de cerca me bajé a sus alcobas
y oí un bostezo enorme que se parece al tuyo.

 

 

Lo inacabable

No tienes tú la culpa si en tus manos
mi amor se deshojó como una rosa:
Vendrá la primavera y habrá flores…
el tronco seco dará nuevas hojas.

Las lágrimas vertidas se harán perlas
de un collar nuevo; romperá la sombra
un sol precioso que dará a las venas
la savia fresca, loca y bullidora.

Tú seguirás tu ruta; yo la mía
y ambos, libertos, como mariposas
perderemos el polen de las alas
y hallaremos más polen en la flora.

Las palabras se secan como ríos
y los besos se secan como rosas,
pero por cada muerte siete vidas
buscan los labios demandando aurora.

Mas… ¿lo que fue? ¡Jamás se recupera!
¡Y toda primavera que se esboza
es un cadáver más que adquiere vida
y es un capullo más que se deshoja!

Me atreveré a besarte

Mírame aquí a tu lado tirada dulcemente;
soy un lirio caído al pie de una montaña…
Mírame aquí a tu lado…Esa luz que me baña
me viene de tus ojos como de un sol naciente.

Cómo envidio tus uñas insertas en tus dedos,
y tus dedos insertos de tu mano en la palma,
y tu ser todo inserto en el molde de mi alma!
Cómo envidio tus uñas insertas en tus dedos.

Acoge mi pedido: oye mi voz sumisa,
vuélvete a donde quedo postrada y sin aliento.
Celosa de tus penas, esclava de tu risa,
sobra de tus anhelos y de tu pensamiento.

Te miraré a los ojos cuando la tarde abroche
tu boca bien amada que no he besado nunca…

 

Miedo

Aquí, sobre tu pecho, tengo miedo de todo;
estréchame en tus brazos como una golondrina
y dime la palabra, la palabra divina
que encuentre en mis oídos dulcísimo acomodo.

Háblame de amor, arrúllame, dame el mejor apodo,
besa mis pobres manos, acaricia la fina
mata de mis cabellos, y olvidaré, mezquina,
que soy, ¡oh cielo eterno!, sólo un poco de lodo.

¡Es tan mala la vida! ¡Andan sueltas las fieras…!
Oh, no he tenido nunca las bellas primaveras
que tienen las mujeres cuando todo lo ignoran.

En tus brazos, amado, quiero soñar en ellos,
mientras tus manos blancas suavizan mis cabellos,
mientras mis labios besan, mientras mis ojos lloran.

Moderna

Yo danzaré en alfombra de verdura,
ten pronto el vino en el cristal sonoro,
nos beberemos el licor de oro
celebrando la noche y su frescura.

Yo danzaré como la tierra pura,
como la tierra yo seré un tesoro,
y en darme pura no hallaré desdoro,
Que darse es una forma de la altura.

Yo danzaré para que todo olvides
y habré de darte la embriaguez que pides
hasta que Venus pase por los cielos.

Mas algo acaso te será escondido,
que pagana de un siglo empobrecido
no dejaré caer todos los velos.

 

Odio

Oh, primavera de las amapolas,
tú que floreces para bien mi casa,
luego que enjoyes las corolas,
pasa.

Beso, la forma más voraz del fuego,
clava sin miedo tu endiablada espuela,
quema mi alma, pero luego,
vuela.

Risa de oro que movible y loca
sueltas el alma, de las sombras, presa,
en cuanto asomes a la boca,
cesa.

Lástima blanda del error amante
que a cada paso el corazón diluye,
vuelca tus mieles y al instante,
huye.

Odio tremendo, como nada fosco,
odio que truecas en puñal la seda,
odio que apenas te conozco,
queda.

 

¡Oh, tú, que me subyugas. ¿Por qué has llegado tarde?…

Oh tú, que me subyugas. ¿Por qué has llegado tarde?
¿Por qué has venido ahora cuando el alma no arde,
cuando rosas no tengo para hacerte con ellas
una alegre guirnalda salpicada de estrellas?

Oh, tú, de la palabra dulce como el murmullo
del agua de la fuente; dulce como el arrullo
de la torcaza; dulce como besos dormidos
sobre dos manos pálidas protectoras de nidos.

Oh tú, que con tus manos puedes tomar mi testa
y hacerle brotar flores como un árbol en fiesta
y hacer que entre mis labios se arquee la sonrisa
como un cielo nublado que de pronto se irisa.

¿Por qué has llegado tarde? ¿Por qué has venido ahora
cuando he sido vencida por llama destructora,
cuando he sido arrasada por el fuego divino
y voy, cegada y triste, por un negro camino?

Yo quiero, Dios de dioses, que me hagan nueva toda.
Que me tejan con lirios; me sometan a poda
las manos del misterio; que me resten maleza.
Tus labios no se hicieron para curar tristeza.

Para tus labios, agua de una pureza suma.
Para tus labios, copas de cristal y la espuma
blanquísima de un alma que no sepa de abejas,
ni de mieles, ni sepa de las flores bermejas.

Para tus manos, esas que nunca amortajaron;
para tus ojos, esos, los que nunca lloraron;
para tus sueños, sueños como cisnes de oro;
para que tus pupilas persiguieran mis rastros,

Oh si luego mis pétalos que estrujaran tus manos,
adquirieran por magia poderes sobrehumanos
y hechos luz se aferraran a la luz de los astros
para que tus pupilas persiguieran mis rastros.

Bienvenida la muerte que al sorberme me dieras;
bienvenido tu fuego que agosta primaveras;
bienvenido tu fuego que mata los rosales:
que todas las corolas se acerquen a tus males.

Oh, tú, a quien idolatro por sobre la existencia,
Oh, tú, por quien deseo renovada mi esencia.
¿Por qué has llegado ahora cuando no he de lograr
el divino suplicio de verme deshojar?…

Oye

Yo seré a tu lado,
silencio, silencio,
perfume, perfume,
no sabré pensar,
no tendré palabras,
no tendré deseos,
sólo sabré amar.

Cuando el agua caiga monótona y triste
buscaré tu pecho para acurrucar
este peso enorme que llevo en el alma
y no sé explicar.

Te pediré entonces tu lástima, amado,
para que mis ojos se den a llorar silenciosamente,
como el agua cae sobre la ciudad.

Y una noche triste, cuando no me quieras,
secaré los ojos y me iré a bogar
por los mares negros que tiene la muerte,
para nunca más.

 

Oye: yo era como un mar dormido…

Oye: yo era como un mar dormido.
Me despertaste y la tempestad ha estallado.
Sacudo mis olas, hundo mis buques,
subo al cielo y castigo estrellas,
me avergüenzo y escondo entre mis pliegues,
enloquezco y mato mis peces.
No me mires con miedo. Tú lo has querido.

 

 

Pasión

Unos besan las sienes, otros besan las manos,
otros besan los ojos, otros besan la boca.
Pero de aquél a éste la diferencia es poca.
No son dioses, ¿qué quieres?, son apenas humanos.

Pero, encontrar un día el espíritu sumo,
la condición divina en el pecho de un fuerte,
el hombre en cuya llama quisieras deshacerte
¡como al golpe de viento las columnas de humo!

La mano que al posarse, grave, sobre tu espalda,
haga noble tu pecho, generosa tu falda,
y más hondos los surcos creadores de tus senos.

¡Y la mirada grande, que mientras te ilumine
te encienda al rojoblanco, y te arda, y te calcine
hasta el seco ramaje de los pálidos huesos!

Peso ancestral

Tú me dijiste: no lloró mi padre;
tú me dijiste: no lloró ni abuelo;
no han llorado los hombres de mi raza,
eran de acero.

Así diciendo te brotó una lágrima
y me cayó en la boca… más veneno.
Yo no he bebido nunca en otro vaso
así pequeño.

Débil mujer, pobre mujer que entiende
dolor de siglos conocí al beberlo:
¡Oh, el alma mía soportar no puede
todo su peso!

 

Presentimiento

Tengo el presentimiento que he de vivir muy poco.
Esta cabeza mía se parece al crisol,
Purifica y consume.
Pero sin una queja, sin asomo de horror,
Para acabarme quiero que una tarde sin nubes,
Bajo el límpido sol,
Nazca de un gran jazmín una víbora blanca
Que dulce, dulcemente, me pique el corazón.

 

 

Queja

Señor, Señor, hace ya tiempo, un día
soñé un amor como jamás pudiera
soñarlo nadie, algún amor que fuera
la vida toda, la poesía.

Y pasaba el invierno y no venía,
y pasaba también la primavera,
y el verano de nuevo persistía,
y el otoño me hallaba con mi espera.

Señor, Señor: mi espalda está desnuda:
haz restallar allí, con mano ruda
el látigo que sangra a los perversos.

Que está la tarde ya sobre mi vida,
y a esta pasión ardiente y desmedida
la he perdido, Señor, haciendo versos.

Silencio… silencio… silencio…

Me besarás los ojos… estarás a mi lado…
-Adiós, hasta mañana, hasta mañana amado.

Y caerá en mis pupilas una luz bienhechora,
la luz azul-celeste de la última hora.

Una luz tamizada que bajando del cielo
me pondrá en las pupilas la dulzura de un velo.

Una luz tamizada que ha de cubrirme toda
con su velo impalpable como un velo de boda.

Oh, silencio, silencio… esta tarde es la tarde
en que la sangre mía ya no corre ni arde.

Oh, silencio, silencio… en torno de mi cama
tu boca bien amada dulcemente me llama.

Oh silencio, silencio que tus besos sin ecos
se pierden en mi alma temblorosos y secos.

Oh silencio, silencio que la tarde se alarga
y pone sus tristezas en tu lágrima amarga.

Oh silencio, silencio que se callan las aves,
se adormecen las flores, se detienen las naves.

Oh silencio, silencio que una estrella ha caído
dulcemente a la tierra, dulcemente y sin ruido.

Oh silencio, silencio que la noche se allega
y en mi lecho se esconde, susurra, gime y ruega.

Oh silencio, silencio… que el silencio me toca
y me apaga los ojos, y me apaga la boca.

Oh silencio, silencio… que la calma destilan
mis manos cuyos dedos lentamente se afilan…

Soy

Soy suave y triste si idolatro, puedo
bajar el cielo haSta mi mano cuando
el alma de otro al alma mía enredo.
Plumón alguno no hallarás más blando.

Ninguna como yo las manos besa,
ni se acurruca tanto en un ensueño,
ni cupo en otro cuerpo, así pequeño,
un alma humana de mayor terneza.

Muero sobre los ojos, si los siento
como pájaros vivos, un momento,
aletear bajo mis dedos blancos.

Sé la frase que encanta y que comprende
y sé callar cuando la luna asciende
enorme y roja sobre los barrancos.

 

Soy esa flor

Tu vida es un gran río, va caudalosamente.
A su orilla, invisible, yo broto dulcemente.
Soy esa flor perdida entre juncos y achiras
que piadoso alimentas, pero acaso ni miras.

Cuando creces, me arrastras y me muero en tu seno;
cuando secas, me muero poco a poco en el cieno;
pero de nuevo vuelvo a brotar dulcemente
cuando en los días bellos vas caudalosamente.

Soy esa flor perdida que brota en tus riberas
humilde y silenciosa todas las primaveras.

Subconciencia

Has hablado, has hablado y me he dormido.
Pero duermo y no duermo, porque siento
que estoy bajo el supremo pensamiento:
vivo, viviré siempre y he vivido.

Has hablado, has hablado y he caído
en un marasmo… cede hasta el aliento.
Tiempo atrás, en las sombras, me he perdido:
estoy ciega. No tengo sentimiento.

Como el espacio soy, como el vacío.
Es una sombra todo el cuerpo mío
y puedo como el humo levantarme:

Oigo soplos etéreos… sobrehumanos…
Sujétame a la tierra con tus manos,
que si el viento se mueve ha de llevarme.

 

Tanta dulzura alcánzame tu mano…

Tanta dulzura alcánzame tu mano
que pienso si las frutas te engendraron,
si abejas con su miel te amamantaron
y si eres nieto excelso del verano.

Tanta dulzura no es de rango humano:
los dioses tus pañales perfumaron,
sobre tu sangre roja destilaron
ojos de niños, lasitud de llano.

Tanta dulzura, que cayendo al alma
mueve esperanzas, le procura calma
y todo anhelo de virtud corona.

Tanta dulzura, para bien sentida,
que digo al mal que me consume: olvida.
y al fuerte daño que me dan: perdona.

 

¿Te acuerdas?

Mi boca con un ósculo travieso
buscó a tus golondrinas, traicioneras,
y sentí tus pestañas prisioneras
palpitando en las combas de mi beso.

Me libró la materia de su peso…
pasó por mí un fulgor de primaveras
y el alma anestesiada de quimeras
conoció la fruición del embeleso.

Fue un momento de paz tan exquisito
que yo sorbí la luz del infinito
y me asaltó el deseo de llorar.

¿Te acuerdas que la tarde se moría
y mientras susurrabas: “¡Mía!  ¡Mía!”
como un niño me puse a sollozar?….

Tenías miedo de mi carne mortal y en ella buscabas…

Tenías miedo de mi carne mortal y en ella buscabas
el alma inmortal. Para encontrarla, a palabras duras,
me abrías grandes heridas.
Entonces te inclinabas sobre ellas y aspirabas,
terrible, el olor de mi sangre.

 

 

Tentación

Afuera llueve; cae pesadamente el agua
que las gentes esquivan bajo abierto paraguas.
Al verlos enfilados se acaba mi sosiego,
me pesan las paredes y me seduce el riego
sobre la espalda libre. Mi antecesor, el hombre
que habitaba cavernas desprovisto de nombre,
se ha venido esta noche a tentarme sin duda,
porque, casta y desnuda,
me iría por los campos bajo la lluvia fina,
la cabellera alada como una golondrina.


 

Transfusión

La vida tuya sangre mía abona
y te amo a muerte, te amo; si pudiera
bajo los cielos negros te comiera
el corazón con dientes de leona.

Antes de conocerte era ladrona
y ahora soy menguada prisionera.
¡Cómo luce de bien mi primavera!
¡Cómo brilla en tu frente mi corona!

Sangre que es mía en tus pupilas arde
y entre tus labios pone cada tarde
las uvas dulces con que pan convida.

Y en tanto; flor sin aire, flor en gruta,
me exprimo toda en ti como una fruta
y entre tus manos se me va la vida.

 

Tu dulzura

Camino lentamente por la senda de acacias,
me perfuman las manos sus pétalos de nieve,
mis cabellos se inquietan bajo céfiro leve
y el alma es como espuma de las aristocracias.

Genio bueno: este día conmigo te congracias,
apenas un suspiro me torna eterna y breve…
¿Voy a volar acaso, ya que el alma se mueve?
En mis pies cobran alas y danzan las tres Gracias.

Es que anoche tus manos en mis manos de fuego,
dieron tantas dulzuras a mi sangre, que luego
llenóseme la boca de mieles perfumadas,

tan frescas, que en la limpia madrugada de estío,
mucho temo volverme al caserío,
prendidas en los labios mariposas doradas.

 

Tú me quieres blanca

Tú me quieres alba,
me quieres de espumas,
me quieres de nácar.
Que sea azucena
sobre todas, casta.
De perfume tenue.
Corola cerrada.

Ni un rayo de luna
filtrado me haya.
Ni una margarita
se diga mi hermana.
Tú me quieres nívea,
tú me quieres blanca,
tú me quieres alba.

Tú que hubiste todas
las copas a mano,
de frutos y mieles
los labios morados.
Tú que en el banquete
cubierto de pámpanos
dejaste las carnes
festejando a Baco.
Tú que en los jardines
negros del Engaño
vestido de rojo
corriste al Estrago.

Tú que el esqueleto
conservas intacto
no sé todavía
por cuáles milagros,
me pretendes blanca
-Dios te lo perdone-,
me pretendes casta
-Dios te lo perdone-,
¡me pretendes alba!

Huye hacia los bosques,
vete a la montaña;
límpiate la boca;
vive en las cabañas;
toca con las manos
la tierra mojada;
alimenta el cuerpo
con raíz amarga;
bebe de las rocas;
duerme sobre escarcha;
renueva tejidos
con salitre y agua:

Habla con los pájaros
y llévate al alba.
Y cuando las carnes
te sean tornadas,
y cuando hayas puesto
en ellas el alma
que por las alcobas
se quedó enredada,
entonces, buen hombre,
preténdeme blanca,
preténdeme nívea,
preténdeme casta.

 

Tú que nunca serás…

Sábado fue y capricho el beso dado,
capricho de varón, audaz y fino,
mas fue dulce el capricho masculino
a este mi corazón, lobezno alado.

No es que crea, no creo; si inclinado
sobre mis manos te sentí divino
y me embriagué, comprendo que este vino
no es para mí, mas juego y rueda el dado…

Yo soy esa mujer que vive alerta;
tú, el tremendo varón que se despierta
y es un torrente que se ensancha en río

y más se encrespa mientras corre y poda.
¡Ah, me resisto, mas me tienes toda,
tú, que nunca serás del todo mío!

 

Un día…

Andas por esos mundos como yo; no me digas
que no existes, existes, nos hemos de encontrar;
no nos conoceremos, disfrazados y torpes
por los caminos echaremos a andar.

No nos conoceremos, distantes uno de otro
sentirás mis suspiros y te oiré suspirar.
¿Dónde estará la boca, la boca que suspira?
Diremos, el camino volviendo a desandar.

Quizá nos encontremos frente a frente algún día,
quizá nuestros disfraces nos logremos quitar.
Y ahora me pregunto… cuando ocurra, si ocurre,
¿sabré yo de suspiros, sabrás tú suspirar?

 

Un sol

Mi corazón es como un dios sin lengua,
mudo se está a la espera del milagro,
he amado mucho, todo amor fue magro,
que todo amor lo conocí con mengua.

He amado hasta llorar, hasta morirme.
Amé hasta odiar, amé hasta la locura,
pero yo espero algún amor-natura
capaz de renovarme y redimirme.

Amor que fructifique mi desierto
y me haga brotar ramas sensitivas,
soy una selva de raíces vivas,
sólo el follaje suele estarse muerto.

¿En dónde está quien mi deseo alienta?
¿Me empobreció a sus ojos el ramaje?
Vulgar estorbo, pálido follaje
distinto al tronco fiel que lo alimenta.

¿En dónde está el espíritu sombrío
de cuya opacidad brote la llama?
Ah, si mis mundos con su amor inflama
yo seré incontenible como un río.

¿En dónde está el que con su amor me envuelva?
Ha de traer su gran verdad sabida…
Hielo y más hielo recogí en la vida:
Yo necesito un sol que me disuelva.

 

Una

Es alta y es perfecta, de radiadas pupilas
azules, donde acecha, perezosa una Eva.
Su piel es piel de fruta. Su blanca carne nieva
y sus trenzas se tuercen como gruesas anguilas.

Un bosque de oro crece en sus blancas axilas.
De los árboles rompe la yema fina y nueva.
Su boca es de la muerte la tenebrosa cueva.
su risa daña el pecho de las aves tranquilas.

Pasó ayer a mi lado, las caderas redondas,
los duros muslos tensos soliviando las blondas,
los labios purpurados, y miedo tuve al verla,

pues de tal modo es ella, ya, la predestinada
que, se comprende, al verla, camina, abandonada
hacia el hombre primero que debe poseerla.

 

Una vez más

Es una boca más la que he besado.
¿Qué hallé en el fondo de tan dulce boca?
¿Que nada hay nuevo bajo el sol y es poca
la miel de un beso para haberlo dado?

Heme otra vez aquí, pomo vaciado.
Bajo este sol que mis espaldas toca
a la cordura vanamente, invoca
mi triste corazón desorbitado.

¿Una vez más?… Mi carne se estremece
y un gran terror entre mis manos crece,
pues alguien da mi nombre a los caminos

y es su voz de hombre, cálida y temida.
Ay, quiero estarme quieta y soy movida
hacia la sombra verde de los pinos.

 

Veinte siglos

Para decirte, amor, que te deseo,
sin los rubores falsos del instinto.
Estuve atada como Prometeo,
pero una tarde me salí del cinto.

Son veinte siglos que movió mi mano
para poder decirte sin rubores:
“Que la luz edifique mis amores”.
¡Son veinte siglos los que alzo mi mano!

Pasan las flechas sobre mis cabellos,
pasan las flechas, aguzados dardos…
¡Son veinte siglos de terribles fardos!
Sentí su peso al libertarme de ellos.

 

Viaje finido

¿Qué hacen tus ojos largos de mirarme?
¿Qué hace tu lengua, de llamarme, larga?
¿Qué hacen tus manos largas de tenderse
hasta mis llamas?

¿Qué hace tu sombra larga tras mi sombra?
¿Por qué rondas mi casa?
En el beso de ayer hice mi viaje.
Conozco tu alma.

¿Para qué más? He terminado el viaje.
Tus catacumbas inundadas de aguas
muertas, oscuras, cenagosas, fueron
con mis manos palpadas.

Tus manos ni se acerquen a las mías,
apártame tus ojos, tus palabras. ..
los mohos de tus zócalos secaron
raíces de mis plantas.

Odio tus ojos largos.
Odio tus manos largas.
Odio tus catacumbas
llenas de agua.

Vida

Mis nervios están locos, en las venas
la sangre hierve, líquido de fuego
salta a mis labios donde finge luego
la alegría de todas las verbenas.

Tengo deseos de reír; las penas
que de donar a voluntad no alego,
hoy conmigo no juegan y yo juego
con la tristeza azul de que están llenas.

El mundo late; toda su armonía
la siento tan vibrante que hago mía
cuando escancio en su trova de hechicera.

Es que abrí la ventana hace un momento
y en las alas finísimas del viento
me ha traído su sol la primavera.

 

¿Y tú?

Sí, yo me muevo, vivo, me equivoco;
agua que corre y se entremezcla, siento
el vértigo feroz del movimiento:
huelo las selvas, tierra nueva toco.

Sí, yo me muevo, voy buscando acaso
soles, auroras, tempestad y olvido.
¿Qué haces allí misérrimo y pulido?
Eres la piedra a cuyo lado paso.

CONTADORWAP



Guardar
FANNY JEM WONG  
  No hay ningún link agregado, que hayan sido ya mandados por más de un usuario a ésta página!

Debe quedarse este link aquí?
Entonces inscríbete aquí:
=> Inscripción
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
DE MIS MANOS BROTARÁN AMAPOLAS ROJAS COMO LA SANGRE 679931 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=